Month: septiembre 2015

Empatiza que algo queda

Empatía y médicos

Muchos (es un decir), de los que nos seguís sois médicos. Y, como te digo una co, te digo la o, como profesionales, perfecto, pero como personas “humanas”, os pondríamos un “Necesita Mejorar”. Pero, ¿por qué? ¿Es una táctica para poner distancia y no sufrir con el paciente? ¿Lo de la empatía no se daba en la carrera? Quizás generalicemos, pero es una sensación compartida, al menos en las salas de espera.

empatía y médicos

¿Por tacto no le venía nada en el vademecum a este señor?

Aunque agua debe llevar el río cuando hay distintas iniciativas para mejorar la relación médico-paciente. Esta de Galicia, es un ejemplo. En ella la Consellería de Sanidade editó un “manual de estilo” en el que explicaban cómo la calidad del servicio iba asociada a la satisfacción del enfermo y esto se lograba al informar con palabras sencillas, comprensibles y de manera respetuosa al paciente.

Vamos, lo que venimos diciendo en Cada 8 horas desde mayo, la salud vista en modo usuario.

Tampoco pedimos empatía a este nivel. Pero un poquitín, a veces, no estaría mal.

Y es que el estrés afecta. Si andas hasta arriba, dedicar tiempo al paciente, escucharle con 18 esperando, pues como que no. Este estudio en Lleida además de hablar del síndrome burn out, señala que los médicos de campo lo padecen más que los urbanos. Curioso.

Pero sea lo que sea, ¿qué se puede hacer? Porque lo que está claro, es que según cómo digas las cosas, el paciente se lo toma de una manera u otra. En este artículo al final, lo que sacas en claro es que el médico debe ser como un entrenador, un profesor, como tu monitor del gimnasio, que te anime, te motive, te haga sentir importante, en el que confíes. Y luego, todo lo demás será más sencillo. Casi nada.

Quizás los pacientes pidamos mucho. Quizás tengamos la misma actitud en la consulta del médico que en un restaurante con tres estrellas Michelín, y queramos ser tratados como reyes, sin pensar en nada más. O que lo paguemos con los médicos por problemas en la administración, con lo de las listas de espera y todo eso. Así que tranquilos, este post no es nada personal. Ya llegará el post de autocrítica (como pacientes).

Lo que está claro es que ha empezado a moverse el tema, y que actitudes de las de antes o esas tipo Dr. House ya no se aceptan. Puede que, como dijimos antes, también los enfermos debamos ser respetuosos, porque una relación es de dos.

Comentarios, sugerencias, bienvenidos.

Respirando enfermedad

Día Mundial sin Coches

Nota de las autoras: El engaño de Volkswagen con lo de las emisiones de sus motores diésel, su repercusión y las consecuencias que va a traer te dicen perfectamente que esto de la contaminación no es poca cosa. Así que lee con atención, que mira la que se ha liado.

El pasado día 21 de septiembre, fue el Día Mundial sin Coches. Como todos los años, al menos en España, un día como otro. Nadie deja el coche en casa ni se mentaliza de que los automóviles son responsables del 80% de emisiones de NO2 debidas al tráfico y del 60% de emisiones de partículas. (fuente Ecologistas en Acción). 

madrid polución

De Madrid al cielo (aunque a ver quien quiere ir a este cielo). Foto: Madridiario (Autor: Kike Rincón)

A nosotras nos sorprende que, habiendo una línea de continuidad entre polución y enfermedades respiratorias, no seamos más conscientes de esto. Dejemos a un lado las Administraciones, que aquí van muy por detrás de otros países y si empezamos no terminamos. Vamos a criticarnos nosotros, que al final somos lo que nos ponemos al volante.

Porque, los atascos, los vemos como un problema de movilidad, no de salud pública. Nadie dice en la M40 ¡Dios, qué de emisiones cancerígenas estamos soltando! No, tú solo piensas en que llegas tarde al trabajo y en si te tenías que haber ido por la M30.

Y, realmente, llegar cinco minutos tarde y que te mire el jefe regular, es bastante mejor que tragar humo. 600.000 europeos, según la OMS, fallecieron en 2012 debido a la contaminación.

Sí, ya sabemos que esto más o menos lo sabéis (y sabemos), el tema es que por un oído entra y por otro sale. Quizás más novedoso sea unir polución con obesidad y fracaso escolar. Esto no lo sabíais, ¿eh? Pues nada, es gratis. Eso sí, cuando el niño os traiga los suspensos, quizás sea por vuestro diésel. Aunque, por el lado positivo, también podéis culpar a las partículas en el ambiente de esos kilillos que os habéis echado.

fofisano

Venga, vamos a dejar de imaginar enfermedades respiratorias, cánceres de pulmón, alergias y arritmias. Pongamos soluciones. Originales. Porque además de prohibir coger el coche o la guerra al diésel, se puede hacer algo con más gracia. Y no nos referimos a las trampillas de mover las estaciones de medición, más bien a lo que han hecho en Rivas. Han bajado sus índices de polución reordenando las paradas de bus. Tienes que andar más, pero eso también es sano.

¿Bien pensado, no?

O lo de Vancouver, que en 2020 pretenden que todos sus habitantes, y son 600.000, tengan un parque a menos de 5 minutos y tener 150.000 árboles. Echad cuentas, Madrid tiene 3.300.000 de habitantes y 300.000 árboles (y algunos asesinos).

árboles madrid

Que los coches acaben con los árboles no es noticia, al revés sí. Justicia poética. foto: EFE

Siguiendo en la costa oeste, en San Francisco han prohibido las bolsas de plástico y han hecho de la bici una religión. Y más cerca, en Vitoria, apostaron por un anillo verde, y no por un nudo de carreteras.

Y paramos, que nos está saliendo un post más medioambiental que de salud. Pero, de verdad, menos coche y más darle al pedal (de la bici, se entiende).

 

Genéricos vs Marcas. Parte II

genéricos vs. marcas

Posiblemente este post sea el más sesudo que hayamos escrito desde que empezamos el blog. No sabemos aún si genérico o de marca, pero si esto sigue así, algo para el dolor de cabeza vamos a tener que tomar, seguro. Pero ya que nos metemos en harina, nos metemos.

¿Recordáis nuestro post anterior de Fórmula Magistral, Genéricos vs. Marcas. Parte I ? En él os decíamos que nuestro colaborador el Dr. Juan Tamargo, Catedrático de Farmacología, nos contaría qué diferencias farmacológicas existen entre un medicamento genérico y otro de marca. Nos pareció muy interesante que nos explicara y entender si de verdad, de la buena, un medicamento “de marca” es igual que uno de marca blanca”Para el paciente, no para la Administración ni para las farmacéuticas, claro.

También nos pareció interesante saber que, como en el caso de las galletas, existen laboratorios que crean única y exclusivamente medicamentos genéricos y otros que producen las dos cosas, genéricos y medicamentos de marca.

Bueno al lío.

Comercialmente, o según su derecho de explotación, existen dos tipos de medicamentos:

1. MEDICAMENTO CON PATENTE o de marca. Son los medicamentos de investigación propia del laboratorio que los comercializa y están sujetos a la protección comercial que brindan las agencias internacionales de patentes.

Este sería el proceso de elaboración de un medicamento de marca:

info Cada 8 horas elaboración fármaco

2. MEDICAMENTO GENÉRICO o EFG (Especialidad farmacéutica genérica). Se trata de presentaciones de fármacos que ya no están protegidas por la patente y son vendidos por uno o más laboratorios farmacéuticos bajo la denominación del principio activo que incorpora.

Los envases también se diferencian. En el envase del medicamento de marca aparece el nombre comercial del principio activo y el laboratorio fabricante. Y en el envase del medicamento genérico en lugar de un nombre comercial figura el nombre del principio activo y el laboratorio fabricante.

MvsG diferencias envase

Resumiendo, una vez expirada la patente del medicamento de marca, los laboratorios que decidan usar ese mismo principio activo pueden crear su propio medicamento genérico. Eso sí, debe mantener la calidad y ser bioequivalente al original, es decir, que las concentraciones de principio activo y/o metabolitos activos en sangre a lo largo del tiempo sean similares.

¿Y eso qué significa? Que dos medicamentos sean bioequivalentes signfica que sus concentraciones de principio activo y/o metabolitos activos en sangre a lo largo del tiempo son similares.

No es lo mismo tomarse un tanque de café expreso que un manchao, ¿a que no?

Estos dos parámetros, concentración y tiempo, nos indican la evolución de los niveles plasmáticos de un medicamento, es decir, cuánto y a qué velocidad se absorbe el fármaco y cómo disminuye su concentración en sangre como consecuencia de su distribución (y acumulación) en diversos tejidos, a su metabolización y a su eliminación del organismo por vía fecal o urinaria.

En este ejemplo podéis ver cómo evolucionan los niveles plasmáticos (en sangre) de un medicamento de marca y de un genérico tras su administración por vía oral.

grafico_genérico marca

Las curvas de los niveles plasmáticos de ambos fármacos a lo largo del tiempo, aunque no son exactamente iguales, son casi superponibles. Estas pequeñas diferencias en el rango de bioequivalencia entre un medicamento genérico y otro de marca pueden oscilar entre un 80% y un 125% (la famosa horquilla de las elecciones) y mientras entren en este rango, se dice que el medicamento genérico y el de marca son bioequivalentes. Esta variación, junto con el tema de los excipientes (que no vamos a explicar porque ya lo hicimos) son los matices que distinguen un genérico de uno de marca (y el envase, pero el envase no se toma).

Aún así, hasta que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegura que el medicamento genérico ha pasado por los mismos controles de calidadseguridad y eficacia que el correspondiente medicamento de marca, no se permite la comercialización del medicamento genérico.

Si habéis llegado hasta aquí, vosotros sí que sois pacientes, de los de verdad. Desde ya os decimos que el siguiente post será menos denso.