Month: diciembre 2015

Adiós, 2015

 ¡Hola, 2016!

fin-de-ano

 

Sí, nosotras también os deseamos un feliz 2016 y esperamos que mañana no tengáis que echar mano de antiácidos, ibuprofenos, aspirinas y manzanillas. Que no es cuestión de darlo todo el primer día.

Ilustración: María Portela

 

El médico me ha dicho que juegue a la Play

¿Son tan malos los videojuegos?

videojuegos-y-salud

Hoy, el número de videoconsolas en los hogares españoles ha aumentado tanto que la cifra haría tambalear la vida de cualquier padre de pro. Algún día, y no nosotras, alguien debería estudiar por qué estos chismes son EL MAL entre los progenitores de niños y adolescentes. “Que te vas a quedar tonto de tanto jugar”, “para eso sí tienes tiempo y para leer no”, “como no apruebes te quito la Play” eso sí que son TT en España y no los del Twitter.

Pero las videoconsolas son tan malas para tus hijos como quieras tú que sean. Es como todo, en exceso es malo. Poco a poco se van descubriendo sus beneficios en educación y también en lo que a nosotras nos ocupa, la salud. Quizás con el tiempo también oigamos “–pues Manolito ha mejorado mucho su psicomotricidad con la Kinect–” o “–venga, chico, enciende la Wii que te toca rehabilitación–”.

Como decía El Fary, “déjalos a los chavales que camelen” (con los videojuegos, claro. Con lo otro no).

Y es que ya hay hospitales que hacen ojillos a los videojuegos y estudian sus posibilidades terapéuticas en personas con daño cerebral ayudándoles durante su rehabilitación a mejorar y entrenar sus habilidades motoras y lo más importante, lo que antes hacían de manera tediosa durante horas con una pelotita, ahora es para ellos una actividad motivadora y súper entretenida.

Más.

Todos hemos visto debates en los que mientras unos alaban los juegos “de matar” porque dicen que mejoran los reflejos, otros los critican por generar violencia. Y razón tienen los dos. Partiendo de esta premisa, varios hospitales se unieron y crearon Islands, un videojuego con el objetivo de tratar problemas de frustración y trastornos alimenticios, buscando que chicos y chicas aprendan a controlarse y sean menos impulsivos. Aquí el juego no va de dejarte el pulgar disparando, si no de mantener la calma. Unos sensores analizan la respiración y los latidos mientras juegas y necesitas estar calmado para poder avanzar en la historia.

Hay cada vez más estudios y proyectos relacionados con la salud en los que las consolas están presentes. Y no sólo para pacientes jóvenes, nuestros abuelos también pueden beneficiarse de este tipo de ocio terapéutico. Hace unos años se vendió como churros el Brain Training de Nintendo, estaba muy bien, pero científicamente parece ser que no era tan interesante. Sin embargo hay estudios sobre el videojuego de Super Mario en Alemania, que ven muy útil contra el alzheimer esto de darle a los botones.

Otro ejemplo interesante es el que Juegaterapia nos explica en este vídeo. Es un poquito largo pero merece la pena que escuches de su boca lo beneficioso que es para los niños que reciben quimio poder tener una vía de escape. Es increíble el poder de estos cacharros en manos de un niño.

Así que ya has visto que los videojuegos también pueden ser buenos para la memoria, para las habilidades motoras, para la vista

Ahora seguro que los veis con mejores ojos. Así que, volviendo a El Fary,”déjalos a los chavales que camelen”.

Aunque sólo sea el fin de semana. 

Una horita. 

Como mucho, sí.

Como muuuuucho, mucho.

Navidad, solidaridad y niños

Para estas ONG´s el mejor tratamiento para los niños hospitalizados es que sigan siendo niños.

España es un país solidario. Los datos así lo dicen, y basta que haya alguna catástrofe para poner nuestro granito de arena. Pero esta actitud, maravillosa, tiene un “pero” que nosotras no conocíamos: nos da igual lo que viene después. Hacemos la donación y nos desentendemos, no queremos saber qué se hace con ese dinero. 

Puede que sea porque confiamos en las ONG´s, por pereza, o porque creemos que con la aportación ya hemos cumplido. En cualquier caso, la solidaridad se ve reforzada si conoces la labor de las organizaciones. Das más valor a su trabajo y entiendes lo importante que es cada euro que das.

Por eso, vamos a dedicar un rato a hablar de ONG´s, y empezaremos con ONG´s que hacen cosas valiosísimas para aquellos niños que padecen alguna enfermedad. Aquí no hay, o no suele haber, emergencias ni catástrofes, es algo con lo que tenemos que enfrentarnos todos los días.

No, yo hoy no salgo. Los niños hospitalizados se aburren. Si ya pasar por lo que están pasando es muy duro y un rollo, sin sus juguetes la estancia se hace interminable. Para animar esas horas infinitas a un niño, nada como las consolas y videojuegos que recogen en Juegaterapia y que donan a las áreas de oncología infantil.

 

Otro ejemplo chulo fue lo que hicieron en el Complejo Hospitalario Granada, donde Greyman Studios y la asociación universitaria AUTP (Alumnos Universitarios Tendiendo Puentes) crearon Hospital Friends, un cuento interactivo para dispositivos móviles.

Pero, aún así, el tiempo en los hospitales se hace largo, muy largo. Y el momento decir a tu hijo lo de “niño, que te van a doler los ojos con tanta Play”  también llega. Menos mal que los payasos de la Fundación Theodora o de Pallapupas están ahí para romper la rutina y hacer esa espera más amena. Ambas organizaciones trabajan para que los niños, y los padres, rían y se lo pasen bien, porque eso es bueno para aliviar los momentos difíciles que tienen que vivir en el hospital.

Imaginación al poder. Si tú piensas en un hospital como un lugar frío, con una luz mortecina, paredes desconchadas y todo blanco, es que no conoces el proyecto El jardín de mi hospi, una iniciativa de Juegaterapia. Aquí, se encargan de reconvertir las azoteas de los hospitales (tres por ahora) en zonas verdes, parques en los que disfrutar en cuanto se tiene un ratito libre. Eso sí, prohibidísimo comer pipas. (Al que se le haya ocurrido esta idea que sepa que le adoramos).

el-jardin-de-mi-hospi

foto: El jardín de mi hospi. Azotea hospital 12 de Octubre.

En la misma línea nos encontramos con lo que han hecho los alumnos de Bellas Artes de Elche, decorando algunas de las habitaciones de la planta de oncología infantil del Hospital General Universitario de Alicante

Vayamos a la raíz del problema. Cada paso que se da contra el cáncer infantil, por grande que sea, es pequeño. Por eso, nunca sobra dinero para investigar. Uno entre cien mil recauda fondos contra la leucemia infantil y ha lanzado diversas campañas bastante originales, desde una carrera con dorsal solidario a tirarse al agua, literalmente, y cruzar el Estrecho de Gibraltar a nado (3 voluntarios, no los donantes).

Más conocida es la Fundación Aladinadel músico y creador de series de TV (y ex novio de Ana Obregón) Paco Arango. Aquí dan apoyo emocional, psicológico y material a los niños y a las familias que luchan contra la leucemia. Nos ha llamado la atención su banco de leche, pionero en España, para los enfermos más pequeños.

Arango se implica tanto, que escribió y dirigió Maktub, comedia que cuenta la historia de un niño con esta enfermedad. Maktub es también el nombre de su centro en el hospital Niño Jesús de Madrid

Nota de las autoras: aprovechando que es Navidad, pincha en cualquiera de los enlaces de de estas ONG’s y dona, porque mejor regalo que ese no vas a poder hacer.