Month: junio 2016

¿Qué preferimos, un medicamento de marca o uno genérico?

¿Se ha notado la modificación de la Ley de Prescripción de medicamentos genéricos y de marca?

En Cada 8 horas ya hablamos hace tiempo de medicamentos de marca y medicamentos genéricos porque nos parecía interesante conocer las diferencias entre unos y otros.

Si recordáis, en enero de este año entró en vigor una enmienda sobre la Ley de Garantías a partir de la cual si el médico nos recetaba un medicamento por principio activo nosotros (a igualdad de precio) podíamos elegir en la farmacia si nos llevábamos el genérico o el de marca. Boticaria García (una de nuestras boticarias favoritas) lo explicaba perfectamente en este post.

La verdad es que, a priori, como usuarios/pacientes/consumidores que somos, esta modificación de la ley nos pareció interesante porque nos daba la opción de poder elegir qué tipo de fármaco tomar y todo lo que sea libertad de elección bienvenido sea.

Pero ahora que lleva en vigor 6 meses habría que preguntar a los farmacéuticos (a los que están a pie de calle, a los de la farmacia de la esquina) si esta modificación de la ley ha tenido incidencia real, es decir, si en su día nos llegamos a enterar de este derecho a poder elegir entre marca y genérico, si no nos hemos enterado de nada o si nos da igual en realidad lo que nos den (si hay algún farmacéutico en la sala que nos lo cuente, por favor).

Pero también hemos querido preguntar a un profesional como el Dr. Tamargo su opinión sobre esta modificación de la ley y aquí os dejamos su explicación:

enmienda-ley-medicamentos-marca-genericos

“La aparición de los medicamentos genéricos representó un importante hito en la forma de prescribir los medicamentos en nuestro país. Los medicamentos genéricos presentan la misma composición cualitativa y cuantitativa en principios activos y la misma forma farmacéutica que los medicamentos de marca. Por tanto, los genéricos presentarían la misma eficacia clínica que los medicamentos de marca, pero el precio era mucho más barato, lo que representaba un importante ahorro para el sistema Nacional de Salud.

Ello se tradujo en que desde las Administraciones Central y Autonómicas se recomendara a los médicos, de forma más o menos velada, que prescribieran genéricos en detrimento de los medicamentos de marca. Digo que se recomendaba a los médicos, pero no es exacto. Más aún la legislación vigente hasta comienzo de este año permitía que cuando un paciente llegaba a la farmacia con una receta en la que se prescribía un medicamento de marca el farmacéutico estaba obligado a sustituir el medicamento de marca por uno genérico más barato sin el conocimiento o consentimiento del médico prescriptor, lo que también colaboraba a abaratar el coste sanitario.

El problema es que, con frecuencia, el farmacéutico podía dispensar un genérico que podía ser distinto del que el paciente se había llevado a su casa la vez anterior. Ello se traducía en cambios en la forma y en el color de la medicación, lo que podía repercutir de forma negativa en el paciente, particularmente si este es anciano, ya que no podía identificar la forma y color de la prescripción con un determinado medicamento o con el momento de la toma del medicamento. De hecho muchas veces el médico se enteraba del genérico que el paciente tomaba cuando se quejaba en la consulta de que cada vez que iba a una farmacia “le cambiaban de medicamento”.

El paciente anciano no entendía las repetidas sustituciones de fármacos de distinta forma y color, lo que le confundía y conducía a un peor seguimiento del tratamiento.

Y la pregunta que muchos hemos formulado era bien simple: si el paciente no toma la medicación ¿no aumentarían los gastos? La respuesta es sí. Múltiples estudios han demostrado que cuanto mejor es el seguimiento del tratamiento más disminuyen las visitas médicas (al ambulatorio y al hospital) y menores son las complicaciones.

El resultado final, es que los medicamentos de marca eran discriminados en base a su mayor precio.

Pero con el paso de los años los medicamentos de marca han ido reduciendo su precio, de tal forma que en la actualidad los precios de los medicamentos genéricos y de marca han alcanzado valores similares.

En estas circunstancias sería de esperar que no se siguiera penalizando al medicamento de marca, pero no fue así. Existían algunas Comunidades Autónomas en las que se seguía indicando al médico que no prescribiera medicamentos de marca, algo difícil de entender ya que no hay motivos económicos que justifiquen la discriminación de los medicamentos de marca.

Quizás algún lector podría preguntarse por qué al médico le gusta en ocasiones prescribir un medicamento de marca. Y la respuesta es muy sencilla. El medicamento de marca es el que realizó los costosos estudios que demostraron que dicho fármaco era seguro y eficaz y que ofrecía tales o cuales ventajas sobre los medicamentos ya existentes en el mercado y esos resultados se publican, en muchos casos, en las revistas científicas más importantes del mundo. Eso si no se trata del primer fármaco de una familia de medicamentos, en cuyo caso hablamos de una clara innovación terapéutica. Y les recuerdo que el coste de poner un fármaco en el mercado es de unos mil millones de euros.

elaboracion-farmaco

Sin embargo, la Modificación de la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios (Ley 48/2015), aparecida en el Boletín Oficial del Estado de 30 de octubre de 2015, ha modificado esta situación que acabo de criticar ya que “considera necesario que la financiación selectiva y no indiscriminada de medicamentos se realice en función de la utilidad terapéutica de los mismos y de su necesidad para mejorar la salud de los ciudadanos”. Y para ello ha modificado dos artículos de la Ley de la siguiente forma:

• Se elimina la prioridad de dispensación de genéricos en caso de igualdad de precio.

• Si el médico prescribe un medicamento de marca y su precio es superior al precio menor de su agrupación homogénea, el farmacéutico sustituirá el medicamento de marca prescrito por uno con un precio más bajo.

• Si la prescripción es por nombre comercial y tiene “un precio menor” el farmacéutico debe dispensar el medicamento de marca.

• Si el médico prescribe por principio activo, el farmacéutico debe dispensar el medicamento de menor precio. A igualdad de precio, puede dispensar un medicamento de marca o un medicamento genérico.

Para que el lector comprenda mejor estos cambios indicaremos que en una “agrupación homogénea de medicamentos” se integran las presentaciones de los medicamentos financiadas que contienen el mismo principio activo en cuanto a dosis, contenido, forma farmacéutica o agrupación de forma farmacéutica, y vía de administración, que puedan ser objeto de intercambio en su dispensación.

El resultado es que a partir de enero de este año el paciente puede participar activamente en su tratamiento, ya que podrá solicitar que, a igualdad de precio, se le prescriba un medicamento de marca y el médico sabe que en esas condiciones el fármaco que acaba de prescribir es el que va a tomar el paciente ya que no podrá ser sustituido en la Farmacia.

Si rectificar es de sabios yo diría que en este caso la Orden Ministerial ha venido a rescatar la prescripción libre de los medicamentos y ha liberado la posibilidad del médico para prescribir un medicamento de marca o genérico. Sólo falta que las administraciones autonómicas respeten la Ley y no pongan trabas al médico para prescribir un medicamento de marca siempre que su precio sea similar el del medicamento genérico”.

Enfermería, una profesión abierta a interpretaciones. Parte I.

Cine y enfermería

Bueno, concretamente el post va de cineenfermeras. Sí, sabemos que hay chicos enfermeros, pero en el cine enfermeril las chicas han dado siempre mucho más juego que los chicos, reconozcámoslo, y como de cine es de lo que hemos venido hoy a hablar aquí…

Desde que en 1912 Julia S. Gordon interpretara a Florence Nigthingale en The Victoria Cross hasta nuestros días, el cine y la televisión ha representado a las enfermeras en muy distintos papeles.

Después de esa primera Florence cinematográfica vinieron otras. Otra versión muy conocida es The White Angel (1936)Pero no solo Florence ha aportado al cine su sabiduría enfermeril. Sin entrar en clichés calenturientos (que no es ese tipo de cine del que os vamos a hablar) existen infinidad de películas que retratan esta bonita y sufrida profesión, papelazos como el de Diane Varsi en Johnny cogió su fusil, Audrey Hepburn en Historia de una monja y hasta el mismísimo Joker vestidito de enfermera en El Caballero Oscuro… papeles molones de enfermeras molonas siempre ha habido y habrá.

¿Es curioso cómo se representa en el cine a las enfermeras, no? Normalmente interpretan dos tipos de papeles y los dos extremos, un yin y un yan, una cara buena buenísima que casi raya la beatificación y la que más nos gusta, la de esos personajazos que nos muestran su cara más mala malísima. Por eso empezamos este repaso con una grandísima Khaty Bates cuidando con esmero, demasiado, a su escritor favorito, James Caan, después de sufrir un accidente. Misery es Mieditoooo.

 

Continuamos con una enfermera más rubia y más típica pero que bien merece una mención por ser mala malísima y maligna. Daryl Hannah en la enorme película Kill Bill volumen 1 de Quentin Tarantino. Muy fans de que no lleve tacones y muy fans de la crucecita roja en su parche del ojo.

 

Ahora toca un personaje bueno, por desengrasar de tanta maldad, aunque el debate se abre en esta escena de El Paciente Inglés. Una encantadora Julliete Binoche cuidando de el paciente, inglés, claro. Película dramática bien interpretada y ejecutada pero drama, drama, avisamos.

 

De vuelta con otra enfermera, esta vez de psiquiatría, que en sí misma, mala, lo que se dice mala, no es, pero se le coge una manía enorme. Genialmente interpretada por Mildred Ratched, tanto, que poca sombra le hace el siempre genial Jack Nicholson. ¿Quién está más loco en Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco?

 

Porque dejémoslo claro, las enfermeras buenas hacen que su profesión parezca fácil pero no lo es ni en la ficción, así que aprovechamos para dar las gracias a todas las enfermeras y, ahora sí, enfermeros, buenos y reales. ¡Gracias!

Y adiós, que nos vamos.

(Por cierto, antes de irnos, en Cada 8 horas queda pendiente hacer un post sobre chicos enfermeros, que esto no puede ser).

¡Mucho ojo!

Los efectos del sol en la vista

De Santa Bárbara te acuerdas cuando truena pero cuando el sol azuza y sus infinitas horas de luz comienzan, lo primero que te viene a la cabeza son tus gafas de sol ¿A que sí? Y haces bien, muy bien, porque los efectos nocivos de los rayos ultravioleta del sol en nuestros ojos son, en algunos casos, irreversibles.

Por eso preguntamos sobre los efectos del sol en la vista a nuestro colaborador ocasional Guillermo Soler Molina, gerente y óptico-optometrista en Óptica Dr. Fleming. Y de paso. también le pedimos que nos aconsejara a la hora de elegir las gafas de sol más adecuadas (ópticamente hablando, no si te pegan las de leopardo con tu look). Es una suerte poder contar con él en Cada 8 Horas.

Tomad nota:

TUS GAFAS DE SOL NO TE VAN A CONVERTIR EN LOU REED Pues eso. Por muy molonas que sean tus gafas de sol, como dice la canción, no te van a convertir en Lou Reed, pero si son malas, lo que sí pueden hacer es dejarte ciego.

Que las gafas de sol son un complemento casi indispensable en esto de la moda, es evidente. No hay más que abrir la Cuore (bueno, Vogue también vale) para darse cuenta de ello, pero antes de lanzarte a la copia barata recuerda que, en primer lugar, tienes que buscar un producto que proteja tus ojos de los dañinos rayos uv. Estos rayos uv son invisibles, sí, pero están por todas partes, e incluso si el día está nublado. Así que, ¡mucho ojo!

Las consecuencias de una exposición prolongada a los rayos uv pueden ser tremendas. Y no sólo provoca lesiones en los ojos. También en los párpados, provocando arrugas y envejecimiento de la piel alrededor de los ojos.

Como el post va de visión pongamos unas imágenes. Ya sabéis eso de una imagen vale más que…

gafas de sol salud c8h

Fotos: adn-dna.blogspot y oftalmologia.com

 

El señor de la derecha no se protegió, durante 28 años, del sol que entró por la ventanilla de su camión. ¿Veis la diferencia?

¿Cómo os quedáis con las fotos? ¿Fuertecitas, eh?

Además, tienen efecto acumulativo. El 50 % de la radiación uv que recibimos a lo largo de nuestra vida se produce antes de cumplir los 18 años. ¿Qué queremos decir con esto? Que los niños también deben usar gafas de sol. Voy a repetirlo: los niños deben usar gafas de sol y no de juguete, sino homologadas igual que las de los adultos. Sólo un 2 % de niños las usan. Resulta muy curioso ir por la calle y ver a los papás y mamás con sus gafas de sol y los niños no. ¿Por qué? ¿Acaso a ellos no les molesta el sol? Mirad sino a este joven Pitt Jolie usando su bolsa de patatas, ahumadas eso sí, como filtro protector. Angelico.

gafas sol ninos

Foto: La voz Libre

 

MEJOR NO LLEVAR NADA QUE UNAS GAFAS “MALAS” ¿De verdad creéis que unas gafas de sol de mercadillo tienen la misma calidad óptica y filtro ultravioleta que unas compradas en una óptica? Pues no. Claro que no. ¿Por qué? Sencillo: si te pones una lente oscura delante de los ojos la pupila se dilata, por lo que entran más rayos uv que si no llevas nada.

Algunas gafas de las que estamos hablando pueden tener filtro uv, que no digo que no lo puedan tener. Ahora bien, hay que tener en cuenta otras cosas: si no tienen buena calidad óptica, esas gafas provocarán dolores de cabeza, mareos y ganas de querer quitártelas. Es decir, para elegir una buena gafa de sol no sólo hay que fijarse en el filtro 100 % uv.

LAS PEGATINAS UV400 Y EL SÍMBOLO CE  Esas pegatinas quieren decir que el filtro de esa gafa absorbe las radiaciones ultravioleta hasta los 400 nm (nanometros), que son las más perjudiciales para nuestros ojos, y que cumplen la normativa de la Comunidad Europea (CE). Pero cuidado, porque esas pegatinas son muy fáciles de falsificar. Según el Libro Blanco de la Visión en España 2013, de los 21 millones de gafas de sol que se venden al año en España, sólo el 12 % se adquieren en las ópticas. Así que, mucho cuidado con lo que nos ponemos delante de nuestros ojos.

Este ladrillo de aquí abajo también tiene la pegatina de filtro 100 % protección UV400 y CE, pero quizá la calidad óptica no sea demasiado buena…

ladrillo

¿EN QUÉ DEBES FIJARTE AL ELEGIRLAS?  Deben quedarte cómodas y ser de un tamaño adecuado para que te cubran y te protejan bien toda la zona alrededor del ojo.

El grado de oscuridad de las lentes vienen en categorías:  0 la más clara y 4 la más oscura (ésta no se aconseja si vas a conducir). La más habitual es la categoría 3. Ten en cuenta que el que sean más oscuras no quiere decir que protejan más de los ultravioleta. Una cosa es la oscuridad y otra el filtro de la lente.

Piensa en el uso que le vayas a dar: ir a la playa, o para alta montaña, para el día a día… Si las quieres para conducir te recomiendo que sean polarizadas, ya que eliminan el deslumbramiento de la carretera, aumentan el contraste de los colores y la conducción se hace más segura.

Elegir el color de las lentes es muy subjetivo. Dependerá del que más te guste. Las gafas de sol espejadas siguen estando de plena actualidad, y pueden ser espejadas y polarizadas a la vez.

Si usas gafas graduadas y necesitas graduar tus gafas de sol hay que tenerlo en cuenta y consultarlo, ya que no todas se pueden graduar. ¿Sabías que sólo el 16 % de usuarios de gafas tienen unas de sol graduadas? ¡Con lo cómodo que es ir viendo bien y, al mismo tiempo, que no te moleste la luz y con los ojos protegidos! ¡Graduad vuestras gafas de sol, hijos de mi vida!

elegir bien gafas de sol

¿DÓNDE COMPRARLAS?  Aunque las gafas de sol se puedan vender en cualquier sitio como bazares chinos, gasolineras, mercadillos, tiendas de ropa, internet, etc… te recomiendo que vayas de cabeza a una óptica. El por qué las autoridades permiten su venta indiscriminada fuera de las ópticas sin pasar controles de calidad sería un tema muy amplio que daría para otro post.

Un expositor de gafas de sol lo puede tener cualquiera, pero sólo los ópticos-optometristas tenemos los conocimientos necesarios para poderte orientar, asesorar y razonar a la hora de elegir una determinada gafa de sol. Además, te damos confianza porque te aseguras que esas gafas son perfectamente homologadas al haber pasado todos los controles de calidad necesarios, las hay para todos los bolsillos y te damos un servicio post-venta.

Así que este verano ya sabes, como dicen los ZZTop, la decisión es tuya:

 (…) Now, go out and get yourself some big black frames
With the glass so dark, they won’t even know your name
And the choice is up to you ‘cause they come in two classes
Rhinestone shades or cheap sunglasses
Oh yeah, oh yeah, oh yeah (…)

¡Feliz verano!

Medication-A-Go-Go

Videoclips en hospitales

videoclips hospitales ok

Con la llegada de los calores, las ganas de pasarlo bien y volcarse en lecturas, pelis y demás que exigen poco esfuerzo a las meninges es casi una obligación. No lo reconocerás, pero tú no te metes a 38º a Wittgestein, “La era de las expectativas limitadas” de Krugman o “El hijo de Saúl”, cine húngaro del bueno, ni harta de tinto de verano.

Así que en una pirueta más donde unimos rigor y diversión, os traemos una selección de videoclips o momentos musicales sin más que transcurren en un hospital. Nos hemos quedado, eso sí, con cositas de buen rollo. Los dramas ya en septiembre. 

Empezamos con calambres No, no es que ya estemos cansadas. Es que tenemos aquí la escena inicial de Electric Boogaloo, Breakin 2, con Turbina y Ozono. Un clásico Golan Globus. Topicazo de enfermeras en minifalda (en fin, No Comment) y muertos que resucitan a golpe de beat. 

 

Todo sea por una buena causa Ya puedes ser un neo hippy o un rockero de barrio que cuando te llaman los niños que lo pasan mal, allá que vas. Los chavales del hospital cantan y por un rato se les olvida por qué están ahí, se recauda lo que puedas y el poso que te queda es bueno aunque el músico te parezca lo peor. Hay unos cuantos ejemplos: Conchita, Fito, Macaco

 

¿Merengue o reggueton? Todavía flasheadas por la versión merengue del himno del PP, nos hemos ido al gran maestro de este ritmo, Juan Luis Guerra. Hemos de decir que aquí hemos hecho trampa, y en el videoclip no aparece ningún hospital ni nada que se le parezca, pero el título de la canción es suficiente para aparecer en nuestra lista. Eso, y que en verano se te va la cintura por mucho indie que escuches el resto del año.

 

Per(versión) Al Yankovich es un señor que hace versiones cachondas de hits pop. Lo petó con el Bad de Michael Jackson y con este especial Like a Virgin de Madonna. Está todo muy currado, hay ritmo, y si supiésemos bien bien inglés seguro que pillaríamos más bromas.

 

Con flow Eminem despierta en la camilla de un hospital y empieza a dar leches en plan Jason Bourne. Sale John Malkovich, hay persecuciones en coche, huida en helicóptero… vamos que no ha costado 3 pesetas. Eso sí, Marshall Bruce Mathers III tiene temas mejores.

 

Que no me opero El prota se resiste a los médicos y estos intentan por todos los medios operarle de un uñero. Al final la operación se complica y termina mal, muy mal. La canción a base de escucharla hasta puede llegar a tener su rollo, y eso que la letra es como muy profunda. Pobre hombre, que mal rato.

 

Pabellón psiquiátrico No, no es ese grupo de los 80 (sí, del que salió el de “un limón y medio limón”. Pobre). Es que en los videoclips el apartado camisa de fuerza es algo bastante común. De Bjork te lo esperas, de los soft punk de Green Day pues también, pero Janelle Monae (si no la conocéis ya nos dais las gracias) sorprende, y se marca un vídeo donde en el sanatorio ingresan a los subversivos que se atreven a bailar.

 

Más fuerte que el vinagre Uno de los clásicos de Metallica, donde las escenas hospitalarias pertenecen a Johnny cogió su fusil, de Dalton Trumbo. Si mientras escuchas esto no meneas las greñas y sacas los cuernos, llama inmediatamente al 112.

 

Esta noche toca fiestón Tras una serie de fiestas, Redfoo y Sky Blue caen en coma. 28 días después despiertan y se encuentran un panorama apocalíptico. Su hit hace bailar a todo el que lo escucha, cual zombies con ritmo. Como tampoco es tan malo, se unen a los danzantes y siguen la fiesta. Mencionar que este temazo aparece en la no menos divertida Infiltrados en clase. Como veis, aquí tenemos para todos los gustos.

 

Todos dicen goodbye Nos vamos. Y lo hacemos con alguien al que tenemos en un altar, con Woody Allen. En ese divertido musical que es Todos dicen I love you. Una peli ligera, con aroma a los clásicos, entretenida. Perfecta para una noche de julio, por ejemplo.