Month: octubre 2016

Happy Halloween

Si queréis inspiración de verdad para Halloween, id una mañana a primera hora a Urgencias y fijaos en el personal médico saliendo de una de sus guardias interminables. Andar cansino, rostros demacrados, ojos hundidos… ni el maquillador de Thriller crearía mejores muertos vivientes.

¡Pasad un estupendo y terrorífico día!

halloween

Ilustración: María Portela

 

¿No sabes qué hacer este Halloween?

Puente, niños en casa y sin saber qué hacer. Eso sí que da miedo.

Keep calm.

Si tenéis botiquín en casa ya tienes plan. Aquí os dejamos algunas ideas chulas para pasar un fin de semana halloweeniano-espeluznante en familia y además sin tener que ir al chino de la esquina, que esto mola mucho más:

El chupabuhhh: Para este no os hace falta ni sacar el botiquín. Un kleenex, un chupachups y una cuerdecita. Una vez puesto y atado el kleenex alrededor del chupachups, dibuja con un rotu negro dos ojos, una boca y ya está. Tiempo estimado de realización 30 segundos, más fácil imposible.

 

La momia piñata: Antes de nada, coge un rollo de papel higiénico vacío (claro) y sitúa una cuerda de extremo a extremo en la parte inferior, tal y como aparece en la foto. Tapa esa parte inferior con una gasa del botiquín o más fácil aún, con el mismo papel higiénico por encima de la cuerda y sujeta el sobrante con celo. Una vez hecha la base, rellena el rollo con chuches terroríficas. Termina de cubrir el resto del rollo con gasas o con papel higiénico y ya tienes tu momia piñata. Puedes dibujar tú mismo los ojos o puedes hacerlas de forma casera: recorta dos circulitos de un envase de aspirinas, pon una bolita de papel de color negro dentro de cada uno de ellos, pega cada ojo sobre un folio, recorta y listo.

ideas-halloween

Foto: triedandtrueblog.com

 

Y esta mano de esqueleto ¿Mola o no mola? Con mucho cuidadito coge un folio en blanco, traza la silueta de tu mano con un lápiz y recórtala con una tijera. Una vez recortada dobla cada uno de los dedos a lo largo por la mitad y después ve haciendo dobleces en cada una de las articulaciones como indica la foto y ¡Ta-Da!

mano-esqueleto-diy-halloween

Foto: Hallmark

 

Más fantasmas. Esta vez voladores. Coge gasas, ábrelas, mójalas en un bol con una mezcla de cola blanca y agua, ponlo sobre algo redondito para que coja la forma de la cabeza y déjalo secar. Pon un hilo en la parte superior para poder colgarlo, pégale o píntale unos ojicos negros y UuuoooAAhhhh!

 

Chupitos A+: Si no tienes en el botiquín, acércate a la farmacia y compra jeringuillas. Rellénalas con gelatina de fresa (aún líquida) déjalas enfriar en la nevera y ya tienes un postre horripilante y perfecto para Halloween.

gelatina-halloween

Foto: thescoutguide.com

 

¿Fáciles, verdad? Si os gustan este tipo de ideas en nuestro Pinterest hay muchas más.

 

Cómo detectar un ictus

#DíaMundialdelIctus

El Ictus no es solo “una cosa de gente mayor”, le puede pasar a cualquiera. A ti, que eres jovenzuelo, también. De hecho, 1 de cada 6 españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida. Así es. Por eso, reconocer rápidamente sus síntomas para detectarlo y actuar a tiempo es fundamental.

 

¿Quieres conocer los síntomas completos para detectar a tiempo un Ictus?

Según la Sociedad española de Neurología esos síntomas son:

  1. Pérdida de fuerza de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  2. Trastornos de la sensibilidad, sensación de «acorchamiento u hormigueo» de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  3. Pérdida súbita de visión, parcial o total, en uno o ambos ojos.
  4. Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que nos cuesta articular y ser entendido por quien nos escucha.
  5. Dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  6. Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas  bruscas inexplicadas, si se acompañan de cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.

 

Enfermeros, porque también son muchos y buenos

Enfermería, una profesión abierta a interpretaciones. Parte II.

Tal como prometimos aquí tenéis un segundo post sobre esa profesión que tanto juego ha dado y da en el cine, la enfermería, pero en esta ocasión hablaremos de los papeles masculinos en las películas y series de televisión.

Y aunque gracias al cine y a la televisión hemos podido disfrutar de grandes personajes que nos han hecho sentir, disfrutar y reír, lo cierto es que hoy, nos pondremos algo reivindicativos para dejar de ver esta noble profesión encasillada históricamente en el género femenino.

Primero. Porque aunque haya grandes guiones escritos y maravillosamente interpretados de hombres vestidos de enfermeras, siguen siendo eso, hombres vestidos de enfermeras (ñiiii). Son muchos los ejemplos que podríamos mostrar pero estos dos son muy top.

 

Segundo. Porque ni todos los hombres son doctores, ni todas las enfermeras son mujeres. Sabemos de buena tinta que hay enfermeros de vocación. Para muestra, esta escena de Gaylord “Greg” Follen en “Los Padres de Ella”, conociendo a toda su familia política en pijama y justificándose por algo que no debe. ¡Te apoyamos Follen!

 

Tercero. Porque la tendencia sexual tampoco es una regla. Ser gay o hetero no hace al enfermero. Así el personaje de Benigno (por cierto, buen nombre para cualquiera que se dedique a la salud) en “Hable con Ella” nos despista durante toda la película entre sus ademanes y sus sentimientos.

 

Cuarto. Porque así como en el anterior post de enfermeras nos centramos más en los papeles de malas malísimas (personalmente hablando que no profesionalmente), tampoco todos los enfermeros o los que hacen de enfermeros son malos (profesionalmente hablando que no personalmente), por mucho que nos hagan reír a carcajadas o sudar la gota gorda si nos ponemos en el lugar del paciente a su cargo.

 

Por todo ello, queridos enfermeros, en Cada 8 Horas reivindicamos vuestra gran labor junto a la de vuestras compañeras femeninas e instamos a los guionistas a salir de los arquetipos obsoletos. ¡Por grandes papeles de enfermeros fuera de los clichés en series y películas!

 Y para papelón el de Philip Seymour Hoffman en Magnolia. ¡Te queremos Phil!