Month: enero 2017

Cómo prevenir en casa los errores de medicación

STOP Errores de Medicación. Parte II

Como ya vimos en nuestro post anterior de Fórmula Magistral, estar pendiente de nuestra medicación o de la de una persona a nuestro cargo, si no eres médico, enfermera, farmacéutico, ni profesional sanitario no siempre es sencillo y puedes acabar cometiendo errores. Por eso hoy, STOP Errores de Medicación va a explicarnos qué podemos hacer desde casa y cómo podemos prevenir nosotros esos errores de medicación . Y es que, como dicen ellos:

“No hay nadie que se vaya a preocupar más por ti que tú mismo, ni nadie te conoce tanto como tú”

Bueno, eso sería lo normal, ¿no? Porque a la hora de seguir nuestro tratamiento y llevar el control de nuestra medicación, no sabemos por qué, resulta bastante común que seamos nosotros los primeros en tirar por tierra tanto esfuerzo. ¿Y por qué? Pues imaginamos que unas veces por despiste, otras por desconocimiento o porque a veces tampoco nos lo ponen fácil con tanto cambio de pastillas y en algunos casos, los menos, por falta de interés.

Con los más despistadillos, a base de pequeños trucos a la hora de organizar la medicación, aún hay redención. Con la falta de interés, por mucho que os digamos, poco podemos hacer. Pero de los que sí podemos aún hacer carrera es de aquellos que desconocen lo que muchos profesionales de la salud ya saben:

¿Qué podemos hacer en casa para prevenir errores en nuestra medicación?

“Para evitar en la medida de lo posible los errores de medicación es necesaria tanto nuestra colaboración e implicación como pacientes como por parte de los profesionales sanitarios, sólo así podremos prevenir y crear entre todos una mejor “cultura de seguridad” a la hora de medicarnos. Para esto es importante:

  • Antes de empezar a tomar por primera vez un medicamento, preguntar todas las dudas que surjan, siempre habrá un farmacéutico, un médico y/o un enfermero dispuesto a ayudarte.
  • Revisa frecuentemente tu botiquín, ya que no es raro encontrarnos con medicamentos caducados.
  • Debes interesarte siempre y hacerte corresponsable de tu tratamiento y medicación. No hay nadie que se vaya a preocupar más por ti que tú mismo, ni nadie te conoce tanto como tú.
  • Dar la importancia que se merece a cada toma de la medicación, así como cumplir con las recomendaciones, horarios, etc. Es la única forma de conseguir la mayor eficacia con la máxima seguridad.
  • La toma de medicamentos es un acto importante en el día a día y que requiere de cierto grado de concentración para realizarla adecuadamente. Siempre recomendamos revisar 2 veces que lo que estoy tomando es lo que quiero tomar, sobre todo a las personas que toman más de 5 medicamentos.

En resumen:

errores-medicacion-en-casa

——-

En Cada 8 Horas empezaremos a poner en práctica estos buenos consejos de STOP Errores de Medicación y lo haremos empezando por algo fácil, por ejemplo… revisar el botiquín:

 

Catarro, constipado, gripe…

O cómo sobrevivir a la guerra fría. La de verdad, no la otra.

gripe

Empezamos este post con una reflexión de las profundas: qué poco sexy es un catarro o un constipado o una gripe ¿no? Mocos, muchos, de distintas texturas y colores, dolor muscular, dolor de cabeza, toses, fiebre, voz gangosa, nariz roja, estornudos… un primor, vamos.

Y qué mal nos viene acatarrarnos, siempre son unos días muy inapropiados para ponernos enfermos:  –Ahora no, que tengo mucho trabajo; ahora no, que tengo una fiesta; ahora no, que tengo un viaje; ahora no, que no quiero… Nunca nos va bien pero, amigo mío, los virus son caprichosos y como en una película bélica de las buenas esperan su momento de gloria agazapados detrás de la oreja y nos alcanzan cuando menos lo esperamos.

Y es que, por mucho que nos lavemos las manos o nos enrollemos la bufanda como una boa constrictor ellos seguirán ahí, escondidos, revoloteando en el aire, adheridos a los botones del ascensor, a los pomos de las puertas porque saben que, más tarde o más temprano, caerás y pasarás a formar parte de su plan. Esa es su táctica maligna. Y esta su risa, seguro:

Al principio solo envían una avanzadilla para que pensemos que en un rato se nos pasa. Nos notamos algo raros, sí, pero no le damos demasiada importancia. Y una vez despistados… ¡ZASCA! ya tenemos una invasión en toda regla y la guerra montada en nuestro interior. Fijaos si son mala gente que primero atacan a nuestras células mejor preparadas porque, si pueden con ellas, saben que la victoria es suya.

Y es ahí cuando aparecen, los pañuelos, nuestra amiga la manta, el ay qué malito estoy, el toma mucho líquido y un sinfín de cócteles analgésicos y remedios caseros: sopas de ajo, zumo de naranja con miel, leche con miel, jengibre… los hay de todo tipo y con ellos engañamos un rato a estos virus que no paran de avanzar.

La gripe te hace ver el mundo como si estuvieses en otro planeta en el que todo pesa más de la cuenta y las distancias se multiplican por mil. Por ejemplo, sin ir más lejos (en su sentido literal) levantarte del sofá para ir a por un vaso de agua a la cocina es como si te hicieran recorrer un desierto de Marte dentro de un traje de buzo con sus pesas, sus aletas y sus botellas (que no bombonas) de oxígeno vacías.

Y se pasa, sí. En unos días vuelves a estar en el planeta Tierra con la densidad acostumbrada y las distancias acostumbradas. Los virus se han ido, probablemente a conquistar otro cuerpo.

Pero, por favor, por muy mal que te encuentres o por muy mal que te venga en ese momento ponerte enfermo, si es gripe, no tomes antibióticos. Porque recuerda, si tienes gripe, los antibióticos no hacen nada.

 

STOP Errores de Medicación. Parte I.

Cuando eres tú el que cuida

Dice el científico Aubrey de Grey que la vejez se puede curar y que en un futuro podremos estirar los 30 durante largo tiempo gracias a terapias regenerativas e incluso vivir unos 200 años o más. Pero mientras llega ese futuro, nosotras, como tú, nos hacemos mayores sin remisión. Afortunadamente, claro, porque a pesar de ser una faena no lucir los muslos que teníamos a los 30, la alternativa no es muy atractiva.

A lo que voy, que me pongo a hablar de muslos y me lío, es que mientras nosotros envejecemos también envejecen nuestros padres, tíos, abuelos… y un día haces ¡chas! y eres tú el que cuidas de ellos en vez de ser ellos los que cuidan de ti. Te conviertes en el cuidador no solo de tus hijos, si no de tus mayores. Les acompañas a sus revisiones médicas, les cuidas la dieta, sus costumbres, su medicación… devolviéndoles así lo que hicieron por ti.

Pero estar pendiente de una medicación si no eres ni médico, ni enfermera, ni profesional sanitario no siempre es sencillo y puedes acabar cometiendo errores. Por eso cuando Alfredo Montero, Especialista en Farmacia Hospitalaria y creador junto a Sergio Plata del proyecto STOP Errores de Medicación, nos dijo que estarían encantados de explicar su proyecto en nuestro blog, nos pareció un lujo poder contar con ellos. Un lujo y una oportunidad para concienciar desde Cada 8 horas sobre la importancia que tiene para nosotros hacer un correcto seguimiento de nuestra medicación o saber, por ejemplo, qué debemos preguntar al médico en nuestra próxima cita y así evitar confusiones como esta…

medicacion.jpg

Si tienes algún familiar mayor a tu cargo seguro que esta escena te suena ¿verdad?

 

Así que si eres de los que tienen padres o familiares mayores a los que “cuidar” este será el post más útil que leerás hoy. Te lo aseguramos.

Os dejamos con los responsables del proyecto STOP Errores de Medicación:

Errores de medicación

Cuando hablamos de un error de medicación nos referimos acualquier acontecimiento adverso que se pueda prevenir y que ocurra durante el uso de un medicamento, produzca daño o no al paciente”.

Estos errores pueden ocurrir durante cualquiera de las diferentes etapas del uso del medicamento, por lo que cualquier profesional sanitario o paciente puede, al igual que provocarlos, ayudar a prevenirlos. Esta consideración es muy importante que la tengamos en cuenta.

errores-medicacion

Estos errores son considerados un problema de salud pública en todo el mundo desde hace años. Por poner un ejemplo, en Estados Unidos se calcula que la incidencia de los errores de medicación en el medio hospitalario es aproximadamente de un 5%, siendo causa directa de más de 7.000 muertes anuales. También se ha visto en algunos estudios que una de cada 131 muertes fuera del hospital son provocadas por estos errores de medicación.

Aunque estos errores son relativamente frecuentes en nuestro sistema sanitario, tenemos que saber que la mayoría se detectan antes de que lleguen al paciente, y cuando llegan, muchos NO producen daño importante.

Los errores de medicación más frecuentes se producen normalmente durante la prescripción médica (debido a que es la primera etapa y no existe filtro previo de seguridad), aunque los más graves suelen ocurrir una vez se hayan traspasado todas las barreras de seguridad, es decir, en la administración del medicamento. Algunos ejemplos sobre esto son:

  • Cuando nos olvidamos de una dosis (omisión) o cuando existen duplicidades en los tratamientos.
  • Cuando hay algún malentendido en la prescripción, ya sea por escribirla a mano con mala letra, por el uso decimales, abreviaturas, etc.
  • Fallos o déficits en la comunicación entre profesionales y entre profesional sanitario-paciente.
  • Cuando en lugar de tomar los medicamentos cada 8 horas los tomamos en cada comida, por ejemplo con los antibióticos (errores en posología).
  • Errores debidos a los nombres de los medicamentos que son muy parecidos entre sí.  Para solucionar este problema una de las medidas de seguridad propuestas por los organismos que velan por el uso seguro del medicamento, es el uso de Tall Man Lettering.
errores-medicos

*Ejemplo de Tall Man Lettering

  • Errores causados porque el envase o etiquetado de dos medicamentos son muy similares, lo que llamamos “isoapariencia”.
isoapariencia

*Ejemplo de isoapariencia

  • O en el caso opuesto, cuando dos medicamentos son exactamente iguales pero vienen envasados y/o etiquetados de manera diferente (“NO Isoapariencia, como en el caso de los medicamentos genéricos en España). Puede ocurrir que pacientes con un tratamiento largo, se encuentren con cambios de marca frecuentes en su medicación, aumentando así las posibilidades de llevarle a error. Como se muestra en este ejemplo:
  • Errores con la vía de administración:

Se debe tener especial cuidado con los medicamentos de alto riesgo, como son la insulina, el “Sintrom”, el metotrexato para la artritis, la levotiroxina, digoxina, etc. ya que son medicamentos con los que un pequeño error de dosificación o de frecuencia de administración puede provocar toxicidades graves en el paciente, por eso requieren de un especial conocimiento, seguimiento y atención por parte del profesional.

Pues hasta aquí esta pequeña introducción para principiantes que esperamos os haya sido útil y de interés. Pero si aún te estás preguntando cosas como ¿qué puedo hacer en casa para no cometer errores? o ¿cuál es la mejor forma de organizar la medicación? tranquilo, que sobre eso nos hablarán los chicos de STOP Errores de Medicación, aquí en Cada 8 horas, en una segunda parte de este post. Mientras tanto cuidaos y a seguir envejeciendo (hasta que haya cura, claro).

(*) Las fotos de medicamentos que aparecen en este post han sido proporcionadas por STOP ERRORES DE MEDICACIÓN con el único fin de mostrar ejemplos gráficos sobre los errores de medicación más comunes entre pacientes.