AUTOMEDICACIÓN. Esta me gusta me la como yo.

 

automedicación

Sí amigos, parece que el doctor Bayo es un referente para muchos españoles, más que su médico. Se quedaron en los 90 y llevan a gala eso de “esta me gusta y me la como yo”. No hemos investigado los ingresos hospitalarios en urgencias provocados por los efectos de las drogas ilegales, pero por automedicación hay informes que dicen que el 14% de los ingresos hospitalarios de personas mayores se debe a consecuencias negativas por la ingesta de algún medicamento por automedicación.

¿En qué momento perdimos el respeto a los medicamentos? Vamos a hacer una prueba, levantad la mano los que se toman “lo de siempre “simplemente porque tienen los mismos síntomas que “la otra vez”. Estupendo, más o menos lo que pensábamos, muchos. Demasiados. Seguid así y pasaréis a formar parte de las estadísticas del primer párrafo.

 

Automedicarse entra dentro del “lo que no mata engorda” o “si ya sé lo que me van a decir” tan español.

Pero ¿por qué se pasa tanto del médico o farmacéutico? Si están para eso, para que les pregunte. Pues porque un poco de síndrome Elvis puede haber. No a las drogas pero abro el botiquín y me tomo lo primero que pillo, lo que me han dicho que funciona, lo que me funcionó una vez… Vas por ahí viviendo el lado salvaje de la vida y lo mismo un día la lías.

Y luego hay otra. Leerse el prospecto, ¿para qué? En un país donde está mal visto leer las instrucciones de nada, porque tú ya sabes cómo va, ponerse a leer un papel con un tacto peculiar, una letra minúscula y expresiones ininteligibles. Eso es de losers.

Y mira que se han hecho campañas contra la automedicación. Como la que realizaron el pasado mes de mayo la semFYC y la SEFAC para reducir el volumen de antibióticos que acumulamos en nuestros domicilios y así evitar el riesgo de automedicación. Pero lamentablemente, aquí lo que da resultado es el alarmismo, como pasó con lo del ibuprofeno. Si esto al menos ayuda a que la gente se piense dos veces lo de recetarse lo que les parece, bueno va, pero no es la forma.

A cuidarse.

Hu há!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *