Pastillita y a dormir

Porque irse a la cama con un post simpático y que dé que pensar es bueno para conciliar el sueño (o debería).

Sangre es amor

Día Mundial del Donante de Sangre, 14 Junio

 

 

Lo de donar sangre es como lo de reciclar: todo el mundo dice que lo hace. Y no es verdad. Porque si no, ¿por qué están los altavoces de los hospitales pidiendo sangre a cada rato? O lo mismo piden otra cosa, porque el sistema de altavoces se oye un poquito regular. El caso es que es de esas cosas que merece la pena hacer. Te sientes bien, salvas vidas (tres para ser exactos) y por si eso fuera poco además te dan una Coca Cola con unos panchitos (esto daría para otro post porque ¿deberían dar algún tentempié más saludable, no?).

Pero vamos a meternos un poco en el tema. Tú llegas al bus o donde sea, te pinchan, ves que la bolsa se llena y te vas. Es entonces cuando comienza el viaje de la sangre. En este vídeo tan completo lo cuentan muy bien y además te servirá para recuperar lo de plasma y plaquetas, que ya se te habrá olvidado de las clases de ciencias en EGB.

 

También puede suceder que quieras donar y no puedas. Porque hayas pasado una enfermedad infecciosa, hayas estado en determinado país, te hayas hecho un tatuaje o un piercing, peses menos de 50 kg… o seas gay (en algunos países). Sí, has oído bien, ¿raro no? Pues así lo determinaron hace dos años los jueces del Tribunal de Luxemburgo y por lo que parece, sin hacer demasiado caso a lo que dice la ciencia.

Esta sentencia, obviamente, hizo que la Federación Española de Donantes de Sangre protestase. En serio y en broma, que también es algo muy serio. Compuso un himno oficial, que conocimos gracias a Dani Mateo y donde parece que había “un sentido homenaje a los donantes gays”.

 

Un público que debería donar sí o sí son los jóvenes, gente llena de energía. Y mira, una campaña que estuvo muy bien fue unir chavales y videojuegos de la agencia Ogilvy&Mother. Si te matan, donas. Hubo más sangre que en el God of War.

 

O campañas como “Pay With Blood” en Rumanía, en la que conseguías tu pase de un día al festival de música que organizaron a cambio de una simple donación de sangre. Y es que, a falta de que los científicos nos confirmen la existencia de una sangre universal o creen una sangre artificial para ser usada en humanos, las donaciones son necesarias porque es el único mecanismo posible para su obtención.

En fin, aunque siempre se han hecho campañas de donación de sangre muy buenas y originales para concienciar a la gente, lo ideal sería que no fueran tan necesarias, porque donar sangre es un deber social y parafraseando a nuestras queridas madres: –no voy a estar toda la vida detrás de ti recordándote lo que tienes que hacer, que ya eres mayorcita–.

Omeprazol, el best seller de nuestras farmacias

 

ardor salud omeprazol

Si eres así, es muy probable que si abres tu botiquín te encuentres una cajita de omeprazol. Quizás no sepas qué hace ahí y supones que te la recetaron en algún momento. Porque su uso es tan común que se consume “por si acaso”. Por si acaso voy a comer mucho, beber mucho, por si acaso la morcillica me sienta mal, por si acaso lo que me ha recetado el médico me va a hacer daño… El caso es que cada uno decide en muchísimas ocasiones echar mano del omeprazol.

Sin ir más lejos, la cajita que tengo yo en mi botiquín, me la dio mi madre. –“A mí el médico me las receta, llévatela tú, que te vendrá bien”.

A lo que iba, que como en este país somos mucho de alternar, de barbacoas, etc, etc…, un dato, en 2016 se vendieron en España 61 millones de envases. Ahí es nada. De hecho el omeprazol ocupa el primer lugar en el ranking de medicamentos más vendidos. Y la verdad, no sé si en España somos un país muy de sufrir acidez estomacal, que es para lo que se debe usar.

 

Y ahora viene la pregunta del millón.

No pasa nada por tomarlo en ciertas ocasiones, ¿no? ¿Tiene efectos secundarios? ¿Por qué se toma tanto?

A la hora de tomar un fármaco, es muy importante que el médico te diga cuándo lo tienes que tomar, en ayunas, con el estómago lleno… Esto puede influir en el efecto que ese fármaco pueda tener en el organismo. Además, no es como una aspirina, para que funcione debes estar varios días. Eso significa que si te vas a poner como el tenazas, tomarte antes un comprimido no sirve de nada.

ardor humor omeprazol

Y después, menos. Es un medicamento para solucionar un problema de acidez, no para las resacas o los empachos. Eso sí, con el café –“por favor, ¿me podría traer una sacarina?

Ahora, supongamos que te estás tomando el omeprazol “bien”, a sus horas. Pues si lo mezclas con alcohol, picante o tabaco, la estarás liando a base de bien, ya que ataca la mucosa gástrica.

omeprazol

Que te lías y luego ni omeprazol ni ná. Foto: Resacón en Las Vegas Warner Bros. Pictures.

Así que piensa bien si lo que debes hacer es meterte para el cuerpo un omeprazol o agua con bicarbonato, porque la diferencia es grande. Por no hablar de los posibles efectos secundarios que puede tener su uso continuado.

Nuestro consejo es que si tienes de manera recurrente pesadez, si notas en la garganta quemazón, hables con el médico. Seguro que te receta omeprazol, pero oye, nunca se sabe.

Deporte más allá de los 40

Y de lo razonable

Como decía Tomasito, del deporte también se sale. Lo decía, pero parece que sin mucho éxito. Porque son millones los que han caído en la adicción de hacer ejercicio y raro es quien no conoce a algún runner, triatleta, crossfitero o lo que sea. O serlo él o ella mismo. Deportes individuales, porque no nos da por desempolvar las mazas de gimnasia rítmica o calzarnos las botas de fútbol.

El breakflamenco de Tomasito debería estar en los gimnasios y no el zumba.

¿Es esto bueno? Sí. Pero ojo, no para todos. Con más de 40 hay que andarse con cuidado, que pensamos que tenemos 20 añitos y no es así. Por muchos gadgets tecnológicos que lleves, zapas caras de colores y ropa climacool, hay que mover el cucu y para eso, si nunca has hecho nada, hay que entrenar e ir con calma. Llevar lo mejor y lo último no te hace ni superman ni superwoman ni superná.

Nos sigue fasciando ver a gente de más de 40 (tchss, que hay gente de 40 que está estupenda, oyes), que no ha hecho deporte en su vida y va en coche a todas partes, queriendo ser maratoniano, fliparse y sobre todo colgar en Facebook sus progresos… ains. Siendo sinceros, alabar la tecnología ultraboost cuando vas a 5´35´´el kilómetro, tampoco es como para lanzarlo al viento. De hecho, los corredores son los que más fardan en redes sociales perdiendo así la esencia de un deporte que es puro sufrimiento.

runners

Autor desconocido

 

Y luego están las prisas. Eso es algo del mundo en el que vivimos que también nos llama mucho la atención. Lo queremos todo y lo queremos ya. Perder 10 kilos, ganar musculatura, tener el culo firme. Un mes exprimiéndonos y ya… pues no. Con la edad pierdes flexibilidad, tardas más en recuperar y pasarte te traerá más problemas que beneficios. Si llevas 42 años sin hacer deporte, puedes tener la tranquilidad de ir mejorando poco a poco, sobre todo si haces caso a un experto o entrenador personal porque, aunque no llegues a ser Bekele ni Simone Biles, puedes llegar a disfrutar más que ellos.

No, no creo que tú llegues tan alto.

Bueno, no sabemos si hay estudios entre deporte-vanidad-hacerseeldiferente-edad, pero debería. Porque de otra manera no se explica el auge de los deportes extremos. Pero en este tipo de deportes, tampoco vale todo. Practica el deporte que quieras, pero con cabeza. Y lee este artículo de La Voz de Galicia antes de probar qué es eso del salto base.

Si alguien ha llegado hasta aquí, que no piense que estamos en contra de hacer ejercicio. Estamos en contra de NO saber hacer ejercicio, cosa que no se aprende escuchando a dos en la oficina.

Y os dejamos, que nos vamos ya a Stretching Global Activo, que no sabemos lo que es, pero suena bien.