Enfermería, una profesión abierta a interpretaciones. Parte I.

Cine y enfermería

Bueno, concretamente el post va de cineenfermeras. Sí, sabemos que hay chicos enfermeros, pero en el cine enfermeril las chicas han dado siempre mucho más juego que los chicos, reconozcámoslo, y como de cine es de lo que hemos venido hoy a hablar aquí…

Desde que en 1912 Julia S. Gordon interpretara a Florence Nigthingale en The Victoria Cross hasta nuestros días, el cine y la televisión ha representado a las enfermeras en muy distintos papeles.

Después de esa primera Florence cinematográfica vinieron otras. Otra versión muy conocida es The White Angel (1936)Pero no solo Florence ha aportado al cine su sabiduría enfermeril. Sin entrar en clichés calenturientos (que no es ese tipo de cine del que os vamos a hablar) existen infinidad de películas que retratan esta bonita y sufrida profesión, papelazos como el de Diane Varsi en Johnny cogió su fusil, Audrey Hepburn en Historia de una monja y hasta el mismísimo Joker vestidito de enfermera en El Caballero Oscuro… papeles molones de enfermeras molonas siempre ha habido y habrá.

¿Es curioso cómo se representa en el cine a las enfermeras, no? Normalmente interpretan dos tipos de papeles y los dos extremos, un yin y un yan, una cara buena buenísima que casi raya la beatificación y la que más nos gusta, la de esos personajazos que nos muestran su cara más mala malísima. Por eso empezamos este repaso con una grandísima Khaty Bates cuidando con esmero, demasiado, a su escritor favorito, James Caan, después de sufrir un accidente. Misery es Mieditoooo.

 

Continuamos con una enfermera más rubia y más típica pero que bien merece una mención por ser mala malísima y maligna. Daryl Hannah en la enorme película Kill Bill volumen 1 de Quentin Tarantino. Muy fans de que no lleve tacones y muy fans de la crucecita roja en su parche del ojo.

 

Ahora toca un personaje bueno, por desengrasar de tanta maldad, aunque el debate se abre en esta escena de El Paciente Inglés. Una encantadora Julliete Binoche cuidando de el paciente, inglés, claro. Película dramática bien interpretada y ejecutada pero drama, drama, avisamos.

 

De vuelta con otra enfermera, esta vez de psiquiatría, que en sí misma, mala, lo que se dice mala, no es, pero se le coge una manía enorme. Genialmente interpretada por Mildred Ratched, tanto, que poca sombra le hace el siempre genial Jack Nicholson. ¿Quién está más loco en Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco?

 

Porque dejémoslo claro, las enfermeras buenas hacen que su profesión parezca fácil pero no lo es ni en la ficción, así que aprovechamos para dar las gracias a todas las enfermeras y, ahora sí, enfermeros, buenos y reales. ¡Gracias!

Y adiós, que nos vamos.

(Por cierto, antes de irnos, en Cada 8 horas queda pendiente hacer un post sobre chicos enfermeros, que esto no puede ser).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *