De noticias creíbles y otras cosas

 

noticias falsas

Crédulos. Confiados. Tiernecicos e inocentes. Sí, somos así. La gran mayoría somos así. Nosotras incluidas. Haced la prueba. Poned en Google las palabras alzhéimer y contagioso y veréis la repercusión que tuvo este tema la pasada semana.

alzheimer_contagio

 

A los tres días, el titular de la noticia cambió. Donde dije digo, digo diego.

 

Alzheimer

Y si esto le puede pasar a periodistas de grandes medios, imaginad a nosotras que somos lo menos parecido a un periodista científico.

Viene todo esto porque el otro día estuvimos a punto de retuitear y poner en nuestro muro la noticia de que el alzhéimer es contagioso cuando (tal y como ha aclarado la Sociedad de Neurología) no lo es.

Tampoco es que seamos nosotras un referente para la comunidad científica, más bien viene alguien con una bata blanca y le creemos a pies juntillas. Pero nos gusta ser meticulosas en lo que hacemos, y solemos dedicar un rato a comprobar la veracidad de todo lo que publicamos. Preguntamos, navegamos, tenemos nuestros filtros. También, y aprovechamos para decirlo, escuchamos y leemos los comentarios que nos hacéis.

Y esto de que el alzhéimer es contagioso ya nos sonaba, por intuición, a lo del pobre Ricky Martin, el perro y la mermelada (lo decimos ahora que lo han desmentido los neurólogos). Nos sonaba a la noticia que salió este verano sobre la falsa tendencia de los Sunburn Art o la de que los tomates previenen el ictus.

Pero por mucho que uno navegue, pregunte y lea, a veces no es suficiente. Todos conocemos escándalos porque muchos periódicos más o menos prestigiosos dan credibilidad a noticias falsas. Incluso entre las publicaciones científicas ha habido fraudes.

No vamos a hacer lo que hizo la revista Science para desenmascarar pseudo publicaciones serias. Porque no somos quién. Así que, si en algún momento nos la cuelan, por lo menos que sirva para que os echéis unas risas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *