Excipientes. Parte I.

 

excipientes sugar

Somos muy aplicaditas. De verdad. Por eso seguimos emperradas en explicar al común de los mortales (nosotras incluidas) qué, de qué se componen y para qué, son muchas de las medicinas que nos tomamos. Porque, ya que “te lo metes pa’l cuerpo” nunca está de más aprender algo sobre ello.

Si has leído nuestros post de Fórmula Magistral ya conocerás la diferencia entre fármaco y medicamento. Así que los excipientes era la siguiente definición que nos tocaba preguntar al Dr. Tamargo. Pero antes os recordamos gráficamente qué componentes forman un medicamento:

qué es un medicamento

Excipiente, según la RAE se define como una sustancia inerte (como tú ayer a las 4 de la tarde después de comer) que se mezcla con los medicamentos para darles consistencia, forma, sabor u otras cualidades que faciliten su dosificación y uso. Igual se entiende mejor si decimos que un excipiente es cualquier componente del medicamento diferente del principio activo o fármaco.

Y ¿qué significa que el excipiente es inerte? Quiere decir que carece de acciones terapéuticas. Vamos, que ni cura, ni previene, ni nada. La única función de los excipientes en un medicamento es servir como soporte del principio activo o dotarle de su forma exterior (cápsulas, comprimidos, soluciones, etc…).

Ahora imagina que tienes que tomarte 5 pastillas para 5 cosas distintas, cada 8 horas. Coges tus pastillicas y las pones sobre la mesa. Pues los excipientes que hay en cada una de ellas no te curarán pero son los que te harán más fácil seguir tu tratamiento dando al fármaco mejor sabor, texturas más agradables y te permitirán diferenciar tus pastillas por su color y por su forma. También ayudan a conservar las propiedades de tus medicamentos para que te duren más tiempo en el botiquín y a hacer más fácil su fabricación.

excipientes colorantes

ILLUSTRATED BY LY NGO.

Una vez aclarado este punto otra gran duda que le planteamos al Dr. Tamargo fue:

– ¿La composición de un mismo medicamento es siempre igual los fabrique quien los fabrique? El Dr. Tamargo (poniendo como ejemplo las diferencias entre medicamentos genéricos y de marca) nos contestó lo siguiente:

– “ No, no es la misma composición. Por ejemplo, la principal diferencia entre un medicamento genérico y uno de marca son los excipientes. Si bien los medicamentos genéricos y de marca contienen el mismo principio activo, muchos medicamentos genéricos pueden incorporar excipientes “diferentes” de los que presenta un medicamento de marca. Es más, esas diferencias en un excipiente en concreto puede ser la causa de la intolerancia del paciente hacia el mismo. Así, algunos colorantes pueden producir incluso reacciones de tipo alérgico. Esta es la razón por la que algunos excipientes deben figurar obligatoriamente en el envase y en el prospecto del medicamento a fin de prevenir su administración en determinados pacientes. Es evidente que se deben evitar algunos edulcorantes en pacientes diabéticos o la utilización de lactosa en pacientes (generalmente niños) con intolerancia a ésta”.

Es decir, según su explicación, las diferencias en excipientes entre medicamentos permitiría explicar por qué siendo el mismo principio activo unos medicamentos producen reacciones adversas y otros no.

Pues hasta aquí su explicación, por ahora, porque ya tenemos un segundo post sobre este tema en el que os presentaremos de forma divertida algunos de los excipientes que se pueden encontrar en los medicamentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *