Fashionistas de los cortes

O ¿dónde quedó la tirita color carne?

Sí, los seres humanos somos en ocasiones de naturaleza un poco simple. En especial, las crías de ser humano. Afortunadamente, existen unos señores que se dedican al marketing para ayudar al correcto crecimiento y resolver nuestros problemas. Hoy ya es por todos compartido que las tiritas color carne ni protegen ni sanan como las de color verde fosforito o una con un unicornio rosa. Así que gracias desde aquí a esos señores que en sus despachos están alerta y nos salvan con productos tan revolucionarios como los que vamos a ver en este post.

Voy a poneros un ejemplo personal. Con numeritos, para seguir bien el proceso: 1- niño se cae realizando cualquier actividad de riesgo. 2- niño llora. 3- madre, yo, acude rauda y veloz y levanta al niño. 4- niño llora. 5- “tranquilo, vamos al baño y te lavo la herida”. 6- madre lava la herida. 7- niño llora más. 8- madre saca unas tiritas. 9- niño entra en pánico. 10- madre muestra las tiritas con el dibujo de un ninja, un avioncito, o las super nenas. 11- niño deja de llorar. 12- se coloca la tirita. 13- niño sale corriendo súper feliz a seguir realizando esa actividad de riesgo.

Como podéis comprobar, sin esas tiritas mágicas, mi cachorro a día de hoy, seguiría llorando. Magia, por tanto, es la diferencia entre el color esparadrapo de toda la vida y otra de diseño, que permite contar una historia. En nuestro Pinterest hemos hecho una selección bastante guay, con más ejemplos de cosas con poderes curativos inexplicables.

Y ahora, ya un poco más serios, vamos a hablar de otra cosa muy pegada a las tiritas pero de mayores: las kinesiotapes (el debate está abierto), esas tiras de colorines de los fisios que inventó un japonés hace más de 30 años, ya. No hay día en el que no veas a alguien con esos trozos de cinta por el cuerpo. Se hacen auténticas virguerías con ellas, mirad esta foto:

kinesiotape

Foto vía: zf.ro

Obviamente, la colocación de las cintas tiene su por qué, entiendes que es una cosa para los músculos, las torceduras, que es algo médico, pero lo de los colores… eso ya es, pues como lo de las tiritas, para fliparse ¿verdad? Pues no. A cada lesión le va un color, y puede que a tu contractura las tiras verdes le sienten como a unos náuticos los calcetines blancos. O eso es lo que entiendes cuando echas un ojo a esta web.

Hemos visto por ahí kinesiotapes de leopardo, como los tangas, sí. Será para las heridas del amor después de una noche loca. Pero lo más de lo más, llegó hace unos años cuando saltaron a las pasarelas de la mano de Versace…

tiritas

Pasarela Versace. Fotos: haveanicetee.com

¿Cómo os quedáis? ¿Molan, eh?

De la evidencia científica (o no) de estas tiras dejamos que os hablen los expertos que han analizado distintos estudios.

Bueno, que este post no era nada más que un intento de presumir de lesiones y de paso evolucionar en la especie. Y, de paso también, para deciros que entréis en nuestro Pinterest, que parece que anda un pelín mustio.

Quererse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *