Hoy, un gracias para el personal de enfermería

La unión entre paciente y médico

Llevamos un año (o así) con Cada 8 horas y aún no hemos dedicado un post, en exclusiva, a quienes más tenemos que agradecer, al personal de enfermería. Muchas cositas molonas en Twitter, en Pinterest y en Instagram pero no un post en condiciones. Y eso, nos ha hecho pensar.

Sí, a nosotras también nos ha pasado.

Aunque son mayoría e imprescindibles en un hospital, muchas veces no nos damos cuenta de su importancia. Un error inconsciente, pero un error grande, porque además en España podemos presumir abiertamente de tener profesionales muy bien formados.

Pero aquí, no vamos a alabar su capacitación, que eso ya lo saben en todo el mundo si no cómo ponen ese toque humano que muchas veces (no todas) echamos de menos en los médicos (de esto ya hemos hablado). Y «eso», ese toque humano, como decía Ana Pastor hace poco en una carta de agradecimiento, «eso» no lo enseñan en la facultad, ni viene escrito en el contrato. Nosotras pensamos que es porque, sencillamente, son quienes están en contacto directo con el enfermo en su día a día, están con su familia, y establecen un vínculo que posiblemente a los doctores no les sea tan fácil alcanzar. Y porque en muchísimos casos, es vocacional. Y de esa relación, salen ideas que nos parecen únicas.

Para vínculo, el de esta madre con sus 1000 hijos ¿verdad?

¿Alguien se imagina a un cirujano gastando bromillas a la familia de un enfermo o dándole un abrazo? Nos cuesta imaginarlo porque, entre otras cosas, no es el mejor momento para el humor. Pero en el día a día es tan necesario como respirar o como ese goteo que tienes enganchado a la vena. La enfermería es una profesión de contacto y así debe ser. Porque el amor y el humor, como hemos dicho infinidad de veces, curan

Un ejemplo de hasta dónde puede llegar el amor a esta profesión es este de EEUU, en el que un grupo de enfermeras de la UCI se han currado una campaña muy chula con los bebés prematuros que cuidan. Esto, para los padres, es una inyección de optimismo, un motivo para mantener la esperanza. 

personal-enfermeria

Fuente: Chrissie Gallentine.Matchstic/Children’s Healthcare of Atlanta

Todo esto que estamos contando aquí es la base de esta iniciativa de 6 estudiantes que en su último año de la Complu vieron que había que dar un paso más y hablar de una atención humana que completase su formación científica y técnica. Montan una jornada para hablar, escriben, se mueven. Bien. Ese es el camino.

Existen muchos ejemplos. Y es que estas cosas las ve quien está con quien sufre. En un cáncer de mama, claro que necesitas al médico y a los investigadores pero cuando ya estás curada, no termina la historia. Un detalle pequeño es el que falta. Reconstruir el pezón supone devolver la autoestima a la mujer, y de eso se encargan en la Unidad de Micropigmentación Mamaria del Ramón y Cajal, formada al 100% por personal de enfermería.

Deberíamos seguir y seguir contando casos, como el de las enfermeras que organizan un flash mob para despedir a un paciente, que bailan con una niña con cáncer…  porque se merecen más visibilidad, no son la sombra de nadie.

Gente de enfermería, cualquier cosa que penséis en la que podemos ayudar, contad con Cada 8 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *