La imaginación salva vidas

Creatividad y ciencia siempre unidas

Hace nada, os hablábamos en un post sobre la relación médico y paciente, de cómo las palabras y los actos también ayudan a curar, no solo la ciencia. El tema de hoy va un poco de lo mismo, porque aquí la ciencia queda en un segundo plano y lo que de verdad ayuda es la imaginación.

¿Y a qué nos referimos? Pues a ejemplos como lo que hizo Jaime Peinado y su asociación Con aire de ilusión en Cádiz, que vistieron de Minions las bolsas de quimio para niños. Los Superquimions se llaman. Una idea similar a la que anteriormente crearan la agencia de publicidad JWT y el Centro de Cáncer AC Camargo de Sao Paulo, solo que en esa ocasión sus protagonistas eran superhéroes.

creatividad y ciencia

¿Resultados? Pues no sabemos, pero siempre es bueno explicar a los niños en su idioma qué les pasa, qué es eso de la quimio, les da apoyo moral y lo más importante, hacen más llevadero para todos un momento tan difícil. Algo fundamental en un tratamiento así.

Los siguientes dos casos son algo más complejos, y tienen un fondo más científico. En ambos hay agencias de publicidad detrás, que suponemos que habrán tenido la idea, pero para desarrollarla hablaron con los médicos del lugar. Y aunque suceden en países tan distintos como México y Japón, parten de un problema similar.

Imaginad que sois mexicanas de origen indio. En vuestro idioma materno hay palabras que no existen, incluyendo todas las que se refieren al aparato reproductor femenino. Y si el cáncer de cuello de útero es uno de los más comunes en las mujeres, no poder hablar sobre él, es un problema. ¿Solución? Crear en su propio idioma esas palabras que faltan.

Y ahora, estáis en Japón. Mejor, sois japoneses. Ser espontáneos y expresar vuestras emociones, no es lo más fácil para vosotros. Sois gente reservada, seria, y como cuando erais indias mexicanas, las palabras para expresar lo que sentís, tampoco os salen. Pero lo que sí os sale son onomatopeyas, ruidillos, que traducido al español es como cuando le dices al médico “tengo un comecome” o “me sube un nosequé por la pierna”. La solución: crear un diccionario de sonidos con los que poder expresar lo que sientes. Hasta en la universidad se estudia. 

_¿Cómo describiría la sensación? ¿Más zuki-zuki o tirando a piri-piri?

Life-changing creativity. La creatividad cambia la vida se llama a estos proyectos en los que lo importante no es el producto, si no las personas, que educa y que es capaz de cambiar la vida de mucha gente. La vida, y también la muerte, como en esta campaña del S.C. Recife, que animaban a sus aficionados a seguir viviendo en otros hinchas donando sus órganos.

Pues nada. Tanto si sois creativos publicitarios como si trabajáis en el departamento de marketing de un gran laboratorio o de alguna asociación y nos leéis, está en vuestras manos sacar adelante eso que os ronda la cabeza. Aunque sea una locura, sacadlo, porque la creatividad funciona y la imaginación también salva vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *