Más de 20.000 colores para tu medicación. Parte I.

La importancia del color de los medicamentos

No sé vosotros, pero nosotras ya echábamos de menos al Dr. Tamargo. Y aquí le tenemos de nuevo, aguantando nuestras preguntas y ayudándonos a explicar de la manera más sencilla posible (a vosotros y a nosotras) un montón de dudas y curiosidades en nuestra sección de Fórmula Magistral. Bien.

¿Y quién es él? –como decía Perales–  A los que nos seguís no hace falta que os expliquemos quién es, a los nuevos seguidores os contaremos que el Dr. Tamargo es médico (obvio) pero también especialista en farmacología, catedrático de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense y académico miembro de un montón de sociedades de las que nosotras jamás sabremos ni lo que significan sus siglas. Así que, gracias Dr. Tamargo, por su tiempo y por explicarnos la salud vista como nosotras la vemos, en modo usuario.

A los nuevos también os decimos que en esta sección de Fórmula Magistral, aparte del esfuerzo de ponernos serias, contamos con la participación de gente que sabe de verdad de medicina y medicamentos. En ella ya os hemos explicado cosas tan básicas como: qué es un fármaco, si fármaco y medicamento son lo mismo, qué son los excipientes, diferencias entre medicamentos genéricos y de marca… y ahí nos quedamos. Hasta ahora.

Os recordamos que los colorantes son los excipientes que dan color a un medicamento, los grafiteros de los excipientes:

excipientes-c8h-colorantes

Y ahora, sí, por fin, le preguntamos de nuevo al Dr. Tamargo: ¿el color en un medicamento tiene importancia? Su respuesta comienza con la historia del medicamento. Y, la verdad, nos ha parecido muy curiosa:

“La primera forma farmacéutica de la que se tiene noticia fue una píldora (del latín pílula, que significa «pelotilla», utilizada en el antiguo Egipto, más de 1.500 años antes de J.C. Se trataba de una forma farmacéutica sólida, pequeña, con forma de esfera que contenía los remedios medicinales mezclados con arcilla o con pan. Desde entonces hasta mediados del siglo pasado casi todos los medicamentos eran píldoras redondas, de un color más o menos blancuzco, que se expendían en frascos por lo general transparentes.

Esto empezó a cambiar a partir de 1975, con la introducción de las cápsulas de gelatina blanda que permitían incluir en su interior formas sólidas o líquidas de los medicamentos y, lo más importante, colorear su superficie externa con múltiples colores.

En la actualidad hay más de 20.000 combinaciones diferentes de colores disponibles en el mercado farmacéutico y cualquier formulación que se dispensa en una farmacia puede presentarse de forma coloreada.

Y es aquí cuando surge la pregunta ¿importa el color de un medicamento? o ¿el color de un medicamento podría hacer que el paciente siga mejor o peor el tratamiento?

No comemos los medicamentos, pero sí los vemos y los paladeamos. Por tanto, el color, la forma y el sabor de un medicamento pueden modificar cómo los pacientes perciben la medicación que toman, pudiendo modificar la efectividad o incluso reducir las reacciones adversas que el fármaco les produce. De hecho, para tres cuartas partes de los pacientes el color y la forma de sus medicamentos ejercen una importante influencia en su percepción creando ciertas expectativas en ellos”.

El Dr. Tamargo nos cuenta más curiosidades sobre el color de los medicamentos pero para un solo post es un poquito extenso y por eso hemos decidido dividirlo en dos e incluso en un tercer post. Es bastante interesante lo que cuenta, así que si sois curiosos como nosotras, os animamos a que los leáis.

Os adelantamos que el color, por ejemplo, hace que las personas perciban un mismo medicamento de forma más o menos potente, o que una pastilla se perciba con un sabor más dulce o más salado, hacerlas más estimulantes o por el contrario crear un efecto sedante. Incluso hay estudios que relacionan los colores con el género y la edad del paciente, o que el significado de los colores cambia según países y culturas.

Muy interesante. De verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *