Genéricos vs. Marcas. Parte I.

 

En un post anterior de Fórmula Magistral en el que el Dr. Tamargo nos explicaba qué eran los excipientes, le planteábamos una duda: ¿La composición de un mismo medicamento es siempre igual los fabrique quien los fabrique? y, abriendo la caja de los vientos, el Dr. Tamargo nos contestó poniéndonos como ejemplo las diferencias entre los medicamentos genéricos y los de marca:

– “ No, no es la misma composición. Por ejemplo, la principal diferencia entre un medicamento genérico y uno de marca son los excipientes.

Y así, sin quererlo, con esta preguntita que podría hacer un niño pequeño, nos metimos en medio de un campo de batalla. Porque indagando y desde fuera, eso es lo que parece, un campo de batalla.

MarcasvsGenéricos

MARCAS VS. GENÉRICOS / GENÉRICOS VS. MARCAS.

Enfrentados como los Stark y los Lannister de Juego de TronosY nosotras sin saberlo. Oiga.

Es tanto tomate lo que hay alrededor de estos dos conceptos que no sabíamos si meternos ni siquiera. Pero ¿y por qué no?

A la gente de a pie (qué expresión más bonica) lo único que nos importa es que la medicación funcione, que siente bien al estómago, que cueste lo menos posible y que no nos mareen con el color de las pastillas. Y es que hay mucha gente mayor que ya no sabe ni para qué toma lo que toma. Porque cuando tienes que tomarte 5 pastillas para 5 cosas distintas, cada 8 horas, lo que necesitas es que te hagan la vida más fácil y que no te mareen cambiando el color y la forma cada vez que vas a buscar la receta.

#PARAPACIENTEYO- Clásicos en Urgencias

Si es genérico o de marca, eso ya que lo discutan otros.

Así que nos hicimos un minitrabajo de campo de los nuestros y empezamos a preguntar a todo el que se nos acercaba (así de rigurosas somos) si sabía realmente qué diferencias existían entre los medicamentos genéricos y los de marca. Y nos dimos cuenta que para nuestros encuestados (tía abuela incluida) los genéricos son como las marcas blancas de los supermercados. Y ya está. Así de fácil. Puntopelota.

Exactamente lo mismo pero más baratos porque no pagas las marcas.

Bueno, no pagas las marcas, ni las 7.000.000 de horas de trabajo que son las que se necesitan de media para desarrollar un nuevo fármaco. Porque como ya os contamos, en ese mismo post, de 10.000 ensayos, 1 termina funcionando y se convierte en medicamento. Vale que en 10 años que tardan en perder la patente puedan llegar a recuperarlo, pero imaginamos que tanto estudio, tanto trabajo y tanto ensayo > error, gratis del todo no debe ser.

Pero sigamos con el paralelismo alimenticio al que nos remitían nuestros sabios encuestados. Sin ser nosotras muy elitistas (más bien de barrio), del Mercadona está bueno lo que está bueno pero hay veces que qué-quieres-que-te-diga. Y con esto de los medicamentos a nosotras nos pasa un poco lo mismo. Los habrá que te funcionen bien y los habrá que no tanto y ya que nos lo “metemos pal cuerpo”, como mínimo nos deberían dar la opción de poder elegir si queremos marca o genérico ¿no? Sobre todo si es en igualdad de precio o por unos céntimos de diferencia. Que nosotras pensábamos que no, pero los hay.

Pero este no deja de ser más que nuestro minúsculo punto de vista. Aquí podréis leer el de nuestro farmacólogo experto, el Dr. Tamargo: Genéricos vs Marcas Parte II.

¡Hasta pronto!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *