Medication-A-Go-Go

Videoclips en hospitales

videoclips hospitales ok

Con la llegada de los calores, las ganas de pasarlo bien y volcarse en lecturas, pelis y demás que exigen poco esfuerzo a las meninges es casi una obligación. No lo reconocerás, pero tú no te metes a 38º a Wittgestein, “La era de las expectativas limitadas” de Krugman o “El hijo de Saúl”, cine húngaro del bueno, ni harta de tinto de verano.

Así que en una pirueta más donde unimos rigor y diversión, os traemos una selección de videoclips o momentos musicales sin más que transcurren en un hospital. Nos hemos quedado, eso sí, con cositas de buen rollo. Los dramas ya en septiembre. 

Empezamos con calambres No, no es que ya estemos cansadas. Es que tenemos aquí la escena inicial de Electric Boogaloo, Breakin 2, con Turbina y Ozono. Un clásico Golan Globus. Topicazo de enfermeras en minifalda (en fin, No Comment) y muertos que resucitan a golpe de beat. 

 

Todo sea por una buena causa Ya puedes ser un neo hippy o un rockero de barrio que cuando te llaman los niños que lo pasan mal, allá que vas. Los chavales del hospital cantan y por un rato se les olvida por qué están ahí, se recauda lo que puedas y el poso que te queda es bueno aunque el músico te parezca lo peor. Hay unos cuantos ejemplos: Conchita, Fito, Macaco

 

¿Merengue o reggueton? Todavía flasheadas por la versión merengue del himno del PP, nos hemos ido al gran maestro de este ritmo, Juan Luis Guerra. Hemos de decir que aquí hemos hecho trampa, y en el videoclip no aparece ningún hospital ni nada que se le parezca, pero el título de la canción es suficiente para aparecer en nuestra lista. Eso, y que en verano se te va la cintura por mucho indie que escuches el resto del año.

 

Per(versión) Al Yankovich es un señor que hace versiones cachondas de hits pop. Lo petó con el Bad de Michael Jackson y con este especial Like a Virgin de Madonna. Está todo muy currado, hay ritmo, y si supiésemos bien bien inglés seguro que pillaríamos más bromas.

 

Con flow Eminem despierta en la camilla de un hospital y empieza a dar leches en plan Jason Bourne. Sale John Malkovich, hay persecuciones en coche, huida en helicóptero… vamos que no ha costado 3 pesetas. Eso sí, Marshall Bruce Mathers III tiene temas mejores.

 

Que no me opero El prota se resiste a los médicos y estos intentan por todos los medios operarle de un uñero. Al final la operación se complica y termina mal, muy mal. La canción a base de escucharla hasta puede llegar a tener su rollo, y eso que la letra es como muy profunda. Pobre hombre, que mal rato.

 

Pabellón psiquiátrico No, no es ese grupo de los 80 (sí, del que salió el de “un limón y medio limón”. Pobre). Es que en los videoclips el apartado camisa de fuerza es algo bastante común. De Bjork te lo esperas, de los soft punk de Green Day pues también, pero Janelle Monae (si no la conocéis ya nos dais las gracias) sorprende, y se marca un vídeo donde en el sanatorio ingresan a los subversivos que se atreven a bailar.

 

Más fuerte que el vinagre Uno de los clásicos de Metallica, donde las escenas hospitalarias pertenecen a Johnny cogió su fusil, de Dalton Trumbo. Si mientras escuchas esto no meneas las greñas y sacas los cuernos, llama inmediatamente al 112.

 

Esta noche toca fiestón Tras una serie de fiestas, Redfoo y Sky Blue caen en coma. 28 días después despiertan y se encuentran un panorama apocalíptico. Su hit hace bailar a todo el que lo escucha, cual zombies con ritmo. Como tampoco es tan malo, se unen a los danzantes y siguen la fiesta. Mencionar que este temazo aparece en la no menos divertida Infiltrados en clase. Como veis, aquí tenemos para todos los gustos.

 

Todos dicen goodbye Nos vamos. Y lo hacemos con alguien al que tenemos en un altar, con Woody Allen. En ese divertido musical que es Todos dicen I love you. Una peli ligera, con aroma a los clásicos, entretenida. Perfecta para una noche de julio, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *