Sí, las orejas también son piel

Consejos para cuidar tu piel y tu salud después del largo invierno

Ya hace sol, buen tiempo y una gran mayoría de piscinas o ya han abierto o están a punto de abrir. ¡Vivaaa! Guardamos ya de-fi-ni-ti-va-men-te los abrigazos, los jerséis de lana y las botas; desempolvamos la ropa de veranito y nuestros cuerpos lozanos salen a la luz. Nos miramos más en el espejo e inevitablemente vemos que nuestra piel tiene el típico tono flexo de oficina y no nos gusta nada. Así que nos ponemos al sol todo lo que podemos y comenzamos a pensar en viajes a la playa para estar vuelta y vuelta en la arena. ¡Venga ahí a lo loco!

Es normal, se entiende la ansiedad y las prisas por cambiar el tono de nuestra piel pero es en este preciso momento cuando debemos extremar las precauciones para no quemarnos y no recibir del sol, o lo menos posible, todos sus efectos nocivos. Nuestra piel está más blanca que nunca y más blandita que nunca, como medio recocida por la ropa invernal y aunque nos encantaría convencerte de no tomar nada el sol, sabemos que casi es misión imposible.

Por eso, como sabemos que a nosotras no nos vas a hacer caso, el doctor y dermatólogo Santiago Aparicio Fernández nos va a dar hoy unos consejos de experto:

1. Protección solar a kilos y nada de protección: “Los fotoprotectores son nuestros amigos, siempre por encima de un factor 15, que podrá ser más alto (hasta 50+) en función del color de nuestra piel (cuanto más clara, mayor factor), de si tenemos múltiples lunares (nevus), de nuestra edad (especial cuidado con los niños) y de los antecedentes de enfermedad que tengamos o de si estamos realizando algún tratamiento que nos pueda hacer más sensibles. Luego no hay que olvidarse de reponer la crema en función del tiempo que vayamos a estar expuestos o de las actividades que realicemos (bañarse o sudar puede hacer que pierda eficacia el fotoprotector)”.

2. Las orejas también son piel: “Las zonas más sensibles suelen ser aquellas donde el sol incide más perpendicularmente como son el dorso de la nariz, la parte alta de las orejas, el labio inferior y el cuero cabelludo en aquellas personas con poco pelo”.

3. Gradúa la exposición y busca sombra: “Es primordial realizar una fotoexposición responsable, un niño menor de 3 años no debería estar expuesto al sol. Son los jóvenes el grupo poblacional más sensible y sobre el que más cuidado hay que tener, yo les digo que no deben de estar expuestos cuando su sombra sea más pequeña que su altura. Por supuesto las horas centrales del día son las de mayor radiación”.

4. Kit completo: “Efectivamente, fotoprotección no es sólo ponerse una crema con factor. Fotoprotección es llevar una camiseta, ponerse unas gafas de sol adecuadas, utilizar un sombrero, preferiblemente con alas”.

kit-verano

5Niños y sol, no por favoooor. “Como ya he dicho, ellos son nuestro principal objetivo. Nuestra piel tiene memoria y son en estos primeros años de vida cuando recibimos la mayor radiación y, por tanto, nuestra piel es más vulnerable. Del cuidado que tengamos de pequeños dependerá que luego tengamos una buena salud y evitemos males mayores”.

Así que ya sabes, nada de cremas protección menos seis, que eso es trampa y lo sabes. Una protección alta adecuada a tu tipo de piel además de una correcta y generosa aplicación, nada de una gotita para todo el brazo, que te conocemos. Y si tienes peques recuerda que no hay nada como ser un buen ejemplo para que ellos también se protejan, por mucho asquito que les de la crema.

Lost in translation

EnferMitos

#DíaMundialSinTabaco Dejar de fumar puede que sea difícil pero no es imposible. Es lo único que vamos a decir hoy. Lo demás depende solo de ti.

EnferMitos-tabaco

 

Deporte más allá de los 40

Y de lo razonable

Como decía Tomasito, del deporte también se sale. Lo decía, pero parece que sin mucho éxito. Porque son millones los que han caído en la adicción de hacer ejercicio y raro es quien no conoce a algún runner, triatleta, crossfitero o lo que sea. O serlo él o ella mismo. Deportes individuales, porque no nos da por desempolvar las mazas de gimnasia rítmica o calzarnos las botas de fútbol.

El breakflamenco de Tomasito debería estar en los gimnasios y no el zumba.

¿Es esto bueno? Sí. Pero ojo, no para todos. Con más de 40 hay que andarse con cuidado, que pensamos que tenemos 20 añitos y no es así. Por muchos gadgets tecnológicos que lleves, zapas caras de colores y ropa climacool, hay que mover el cucu y para eso, si nunca has hecho nada, hay que entrenar e ir con calma. Llevar lo mejor y lo último no te hace ni superman ni superwoman ni superná.

Nos sigue fasciando ver a gente de más de 40 (tchss, que hay gente de 40 que está estupenda, oyes), que no ha hecho deporte en su vida y va en coche a todas partes, queriendo ser maratoniano, fliparse y sobre todo colgar en Facebook sus progresos… ains. Siendo sinceros, alabar la tecnología ultraboost cuando vas a 5´35´´el kilómetro, tampoco es como para lanzarlo al viento. De hecho, los corredores son los que más fardan en redes sociales perdiendo así la esencia de un deporte que es puro sufrimiento.

runners

Autor desconocido

 

Y luego están las prisas. Eso es algo del mundo en el que vivimos que también nos llama mucho la atención. Lo queremos todo y lo queremos ya. Perder 10 kilos, ganar musculatura, tener el culo firme. Un mes exprimiéndonos y ya… pues no. Con la edad pierdes flexibilidad, tardas más en recuperar y pasarte te traerá más problemas que beneficios. Si llevas 42 años sin hacer deporte, puedes tener la tranquilidad de ir mejorando poco a poco, sobre todo si haces caso a un experto o entrenador personal porque, aunque no llegues a ser Bekele ni Simone Biles, puedes llegar a disfrutar más que ellos.

No, no creo que tú llegues tan alto.

Bueno, no sabemos si hay estudios entre deporte-vanidad-hacerseeldiferente-edad, pero debería. Porque de otra manera no se explica el auge de los deportes extremos. Pero en este tipo de deportes, tampoco vale todo. Practica el deporte que quieras, pero con cabeza. Y lee este artículo de La Voz de Galicia antes de probar qué es eso del salto base.

Si alguien ha llegado hasta aquí, que no piense que estamos en contra de hacer ejercicio. Estamos en contra de NO saber hacer ejercicio, cosa que no se aprende escuchando a dos en la oficina.

Y os dejamos, que nos vamos ya a Stretching Global Activo, que no sabemos lo que es, pero suena bien.

Sopa de botica

Cosas curiosas que se venden en farmacias. Parte II

cosas-curiosas-farmacias

Los kioscos son hoy esos lugares donde se vende de todo menos periódicos. Para los que seáis más jóvenes, antes era al revés, en los kioscos se vendía la prensa, y luego revistas, y luego cromos, y luego quizás cigarrillos sueltos. Y el bonometro. Pero internet mató el papel y reinventó los kioscos.

El caso es que el otro día, brujuleando por Pinterest buscando cosas de farmacia nos encontramos con una promoción de bricks de sopa. Y flipamos, claro. No porque fuese sin sal, sin aditivos y sin gluten, no, era porque estaba en una farmacia.

cosas-curiosas-en-farmacias

Foto: Farmacia Pons vía Pinterest

 

Después nos alegramos, porque ya teníamos tema para el post del mes, una continuación del que ya hicimos sobre cosas sorprendentes que se venden en las farmacias.

A ver. Está muy bien innovar, preocuparse por lo que comemos y entendemos que para la farmacia que tenga espacio e inquietud por introducir la nutrición entre sus servicios, este caldo sea un producto interesante, pero hombre, de ahí a que solo se encuentre este producto en farmacias… níii, aunque bien pensado, así la marca de paso hace ruido en internet, en earned media, publicity, pr (pi-ar) y los términos raros de marketing que queráis, que hay donde elegir…

Así que mira, aceptamos caldo ¿por qué no? Mi tía, que tiene una casa en Campoamor, playas de Orihuela, nos dice que ella ha visto hasta ¡patatas fritas! Sí, sí que las hay. Hasta por internet las venden. Son ecológicas, eso sí.

¿Qué está pasando? ¿Ya vale todo? No sé los márgenes que dejan los medicamentos, no sé lo que cuesta llevar una farmacia, entiendo que haya productos de cosmética, higiene, belleza… pero de ahí a tener un súper. Aunque mejor vender patatas fritas que homeopatía.

Visto el panorama preguntamos a Elena Sáiznuestra farmacéutica de cabecera, quien además de recordarnos hits como la pulsera Rayma o la Power Balance, nos regaló la vista con parte de su colección de cosas raras que se venden en farmacias. Por ejemplo, guarda con especial cariño unas plantillas del Dr. Ming-Wo (el de las ollas no, otro) que te quitan hasta el sentío y con propiedades magnéticas que, según el aval de “millones de personas”, te hacían de todo.

plantillas-farmacia

Foto: Elena Sáiz

Bonitas, ¿eh? Esto sí que es magnetismo y no lo que hay entre las parejas de First Dates. Nosotras solo con verlas ya sentimos su energía fluir por nuestros cuerpos.

Más cercanos en el tiempo, Elena Sáiz nos presenta los parches Phyten Titanium que, como curiosidad, hasta nuestro actual rey las probó en su día. Se siguen vendiendo por Amazon y alivian dolores, disminuyen lesiones y mejoran el rendimiento deportivo. Quien no tiene una medalla olímpica es porque no quiere. ¿A qué esperas? Si los ha probado alguien tan importante ya tienes argumentos.

En cualquier caso, según nos cuenta Elena, nada de lo que os contemos es comparable a lo que se vende en las farmacias rurales. Son verdaderos centros sociales, donde se ofrece lo que demanda el pueblo, no por afán económico si no como servicio público. Elena nos dice que hablando con compañeros suyos de pequeñas poblaciones, le comentaron que antes era normal que junto a la farmacia hubiese una droguería. Y como estas cerraban domingos y festivos, en sus guardias les tocaba “a los de la bata blanca” vender el kit para peinar o acicalar caballos para las romerías.

Y con esto os dejamos ya, que tenemos que llevar el coche al taller. Quizás en el taller también usen productos de farmacia para cuidar el motor, por el tema de la delicadeza, de durar más, sentirse mejor… Elena, lo miramos y vamos a medias ¿vale?