¡Sangre para todos!

 

Dios, este titular parece un banquete para vampiros.

sangre

El caso es que nos ha gustado leer que eso de sangre tipo A, B, positivo, negativo… ya empiezan a no ser incompatibles. ¿Y por qué? Porque una vez más los científicos están haciendo muy bien su trabajo, y según publican en un estudio, han desarrollado una enzima que puede convertir cualquier tipo de sangre, en sangre universal.

(Por cierto, alguna serie, película o libro de vampiros podría llevar este tema de la incompatibilidad de la sangre a sus guiones. En fin, no es tan raro, es como ser intolerante a la leche de vaca y no a la de cabra.)

Ya hemos vuelto.

¿Y qué es lo de la sangre universal? Pues que en breve ya no vamos a escuchar esto de “Se necesita sangre de tipo 0 negativo urgentemente”. Escucharemos solo la parte de “Por favor, hágase donante de sangre”.

Que hay distintos tipos de sangre lo descubrió en 1900 Karl Landsteiner, que vió que al mezclar la sangre de dos personas, había veces en que se formaban coágulos. Y así identificó tres grupos sanguíneos, A, B y 0. Al amigo Karl todo el mundo le felicitó y hasta le dieron el Nobel. Y no es para menos, porque antes de su descubrimiento le podían transfundir a uno tranquilamente sangre equivocada y provocarle el mal. Porque cuando eso pasa, los anticuerpos de tu organismo empiezan a atacar a las células invasoras y causarte fiebre, e incluso insuficiencia renal y respiratoria.

Por eso fue un descubrimiento tan importante y una revolución en el mundo de la medicina pero también el inicio de esas charlas intrascendentes sobre “yo soy A+”, “yo tengo un tipo muy raro el AB”, “pues yo soy donante universal”.

sangre

Zzzzzzz Casi mejor hablar del tiempo.

Si habéis ido a donar alguna vez ya sabréis, por los impresos que os dan, que la sangre no se fabrica, que la genera el cuerpo humano y bla, bla, bla. Bien, muy didáctico, pero ¿y si para amenizar la espera, te dieran algo de lectura vampírica para ir entrando en ambiente? No sé, por variar.

Molaría que fueses a donar sangre y apareciera el Dr. Acula, porque lo de las agujas da un poco de jindama, que decía Camarón.

O en vez de tener el hilo musical de turno, poder estar escuchando a grupos como nuestras queridas Sangre o podrían ponerte, ¿porqué no? a Christopher Lee en una de sus colaboraciones heavy. El gran experto en extracciones que hemos perdido esta misma semana.

christopher-lee

Y por pedir, en vez del bocadillo de después podrían ponerte una tapita de sangre encebollá. Nosotras lo de la casquería como que no, pero a quien le guste, todo suyo.

Y nos despedimos ya de tanta tontería con el artículo 428 de las Reales Ordenanzas del Ejército de Tierra, sobre los actos solemnes y su ceremonial, en este caso la jura de bandera (sí, la de la Macarena):

“¡Soldados! ¿Juráis por Dios o por vuestro honor y prometéis a España, besando con unción su Bandera, obedecer y respetar al Rey a vuestros Jefes, no abandonarles nunca y derramar, si es preciso, en defensa de la soberanía e independencia de la Patria, de su unidad e integridad territorial y del ordenamiento constitucional, hasta la última gota de vuestra sangre?»

Rompan filas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Eres un robot? *