Tag: anécdotas EnferMitos

Primavera: el final de los catarros y el principio de la astenia

Con el principio de la primavera, aparecen las tres A: Astenia, Alergia y Alopecia. ¿Quién da más?

aaa-primavera-salud

Hace ya unos días que llevamos retrasando este post porque o bien teníamos catarro o bien teníamos alergia o las dos cosas juntas 😉  Y ahora sabemos que también podemos tener astenia y, para colmo de los colmos, alopecia. Vamos, todo un primor. Casi nos estamos quitando el último catarro del invierno de encima y con la entrada de la primavera, entran en nuestras vidas y sin permiso las temidas “tres Aes”.

O sea (tía, tía, muy fuerte), que además de no saber que ponerte, porque igual nieva y hace un frío pelón, que hace un calor y un sol espléndido, creando, cada uno como puede, modelitos muy variopintos: plumas por arriba, chanclas por abajo, calentito pero aireado; también puede que se nos caiga más el pelo, que el polen nos ataque sin remedio y que nos encontremos, además de hechos un cuadro exteriormente hablando, medio alicaídos.

Vamos, que en esta época de temperaturas cambiantes además de sufrir nuestros outfits, lo mismo le ocurre a nuestro organismo. Nos explicamos. Por un lado, hay más horas de día y de sol, la temperatura sube y nos desperezamos del invierno y florecemos como… las flores (ejem), lo que nos lleva a estar de mejor humor y a querer estar más fuera de casa y, por otro lado y paradójicamente, todos estos cambios nos provocan alergia (archiconocida villana), alopecia o caída de pelo (no preocuparse si se recupera al mismo tiempo que se pierde) y la rara sensación que provoca la astenia primaveral que causa, en algunas personas, todo lo contrario a alegría, júbilo y gozo.

Lo primero de todo tranquilidad que no es una enfermedad (y sin haberlo buscado, tenemos un pareado) solo es una adaptación de nuestro cuerpo a todos estos cambios. Es muy parecido, aunque en mucha menor escala, a cuando vamos al cine, nuestro cuerpo se acostumbra a la oscuridad y al salir del cine y ser todavía de día, nos convertimos en mini vampiros, es decir nos molesta la luz unos minutos. La astenia y la alopecia es verdad que no se nos pasa en un par de minutos pero en par de semanas, como mucho, sí. Así que paciencia y descanso y no nos volvamos locos con querer hacerlo todo y ya, démosle tiempo a nuestro cuerpo para que se regule y así podamos empezar a disfrutar de todo lo bueno que ofrece la primavera. Ayudémosle con buenos alimentos y ejercicio y seguro que empezamos a ver esos aspectos positivos, que sí… que deben de estar ahí, escondidos pero ahí, ¿verdad?…