Tag: cine y salud

Hoy toca ejercitar cuerpo y mente

23 de abril ¡Feliz Día Internacional del Libro!

Leslie Caron dans Un Américain à Paris (Vincente Minelli) (1951) ~ Silicon Valley Brass Band – An American in Paris by George Gershwin

 

Los Óscar: glamour, brillo y realidad

Porque los actores también se acatarran y tienen mocos y demás

Parece casi increíble que después de ver la gala, las fotos y los vídeos de los famosos en los Óscar, por ejemplo, con tanto glamour, tanto brillo y tanta pose podamos llegar a vislumbrar que ellos también, como todos, tienen alguna que otra complicación en su cuerpo y mente, es decir, también se ponen enfermos. Lo siento, aunque desmontemos algún mito, en Cada 8 horas tenemos que informar que ante todo son personas, humanas, y que si se comen una ostra en mal estado, se pondrán regular de lo que es la parte de la tripa; si se tumban vuelta y vuelta al sol sin protección se quemarán; y sí, también se acatarran y tienen mocos si cogen frío.

Aunque seguro que en Hollywood tienen desde hace años soluciones de todo tipo para estos males…

Hoy hablaremos de esas enfermedades, algo más serias, que tienen varios conocidísimos actores de Hollywood y que han hecho públicas. Pero desde Cada 8 horas queremos apoyar y animar a todas las personas que convivan con ellas, porque a ellos no les ha impedido triunfar, hacer un excelente trabajo y lo que te rondaré morena. ¡Eso sí se merece un premio!

Comezamos con Daniel Radcliffe, nuestro mago más valiente en la famosísima saga Harry Potter. Aunque donde hace realmente magia es en superar la Dispraxia, que se caracteriza por la debilidad motriz generalizada, la cual impide terminar movimientos que exigen cierta coordinación, aunque el agitaba su varita mejor que nadie.

Seguimos con otro gran héroe, dentro de las pantallas y fuera de ellas, Bruce Willis, que tiene tartamudez, un trastorno de la comunicación. ¡Quién lo diría! Nuestro John McClanne en la Jungla de Cristal, se comunica a la perfección con todos los malos que se le pongan por delante.

Y terminamos los actores masculinos con otro gran actor que sigue en activo y bien activo y otra gran saga, Regreso al Futuro junto a nuestro amado Marty McFly o lo que es lo mismo Michel J. Fox. En 1991 le diagnosticaron Parkinson, pero da igual, él vuelve y regresa, del futuro o del pasado, a las pantallas y a nuestras vidas, las veces que hagan faltan haciendo que le queramos aún más.

Comenzamos las actrices con la famosa, cinematográfica y polivalente Cher que, según ella misma confesó en una entrevista en 1987, padece Encefalomielitis Miálgica (ME) o Síndrome de Fatiga Crónica (SFC). Una enfermedad que puede conducir a síntomas que afectan el cerebro y gastrointestinal, inmunológico, y los sistemas cardíacos, ahí es nada. Pero ella canta, actúa, compone, presenta, investiga, se reinventa y venga y dale. ¡Todo un icono y todo un ejemplo de superación!

Otra de las grandes actrices, esta vez rubia, es Daryl Hannah y es otra de las actrices que, como Marty McFly, también vuelve y regresa, con los dos ojos o solo uno, a la gran pantalla de manera incombustible. De sirena dulce e inocente en Splash a asesina despiadada y fría en Kill Bill pero su Síndrome de Asperger, que afecta en mayor o menor medida a las relaciones sociales y a la empatía, no queremos que lo sufra tanto ella como los malos de sus películas.

Y decimos adiós, diciendo hola a Wynona Ryer, que aunque sufre ansiedad y ataques de pánico tantas alegrías que nos ha dado con Beetlejuice, Reality Bites, Drácula… o ahora mismo, con la serie Stranger Things. Ella y el resto de sus colegas nos llenan, desde la ficción, de momentos inolvidables con sus grandes personajes e interpretaciones y eso siempre se quedará en un lugar privilegiado de nuestra memoria colectiva.

¡Larga vida a Hollywood!

 

 

Películas y series de temas serios que nos hacen reír

La otra manera de ver algunos trastornos

Tener algún trastorno no es cuestión de broma, pero es increíble la cantidad de veces que el cine o las series han utilizado alguno de ellos, de manera más obvia o menos, para crear historias que irónicamente nos han hecho reír a todos. También hay una larga lista de películas dramáticas pero en este artículo y porque en el fondo somos unas optimistas, vamos a ofrecer unos títulos de ficciones audiovisuales que bien demuestran que todo se puede superar o por lo menos, convivir con ello de la mejor forma.

Empezamos con el gran e irrepetible Sheldon Cooper de la serie “Big Bang Theory”. Un físico superdotado friki que además tener ciertos problemillas con las relaciones sociales, tiene otras tantas y variadas… ¿costumbres?

La industria del cine siempre cuenta con Jack Nicholson para interpretar papeles con personalidades peculiares. En su día, en el post de enfermeras malvadas, ya hablamos de la película “Alguien voló sobre el nido del cuco” que por el tema, nos vendría que ni pintada en este post. Pero como es más un drama en toda regla, en esta ocasión hablaremos de su personaje en “Mejor… Imposible” Un hombre culto, brillante, con éxito en su profesión aunque crudamente sincero, sin amigos y con muchos TOCS (trastorno obsesivo-compulsivo)

Digamos que la sutileza no es el adjetivo que mejor describe las interpretaciones de Jim Carrey pero en “Yo, yo mismo e Irene” a ver quién es el buen actor que te hace reír a por tener doble personalidad. Pues eso, solo él.

A continuación hablaremos de la película “Del Revés” que de una manera bastante inteligente y monísima nos cuenta, a través de la vida de una niña, qué nos pasa en la cabeza, ahí es nada.

En esta lista no podría faltar cualquiera de los personajes escritos e interpretados por Woody Allen. Todos ellos tienen trastornos más o menos serios, todos ellos son depresivos, hipocondríacos, obsesivos, ansiosos… por separado o todo junto y con todos ellos te ríes o por lo menos haces la mueca de sonreír. Aquí, la solución a todas ellas contadas por él mismo en “Manhattan”.

Y terminamos con el gran, gran, gran Derek Zoolander en Zoolander. Narcisista empedernido, insufrible/encantador de lo más y nuestro particular (y respetuoso) homenaje a George Michael.

PINZAS, CORTANT, RASPADOR Y ESTO NO LO VAS A NOTAR NADA…

O la terrorífica cita en el dentista

cita_dentista

Halloween ya ha pasado pero que no, que no queremos, que no nos gusta, que nos da miedito ir al dentista. Porque así como hablamos hace un tiempo de las encantadoras visitas al ginecólogo, hoy hablaremos de las relajantes y sobre todo apetecibles citas con el dentista.

Vale que no siempre es incómodo, porque pensad cuando… no, siempre es incómodo. Hasta una simple y rutinaria limpieza de boca es tirando a poco placentera por mucho que una vez acabada no podamos dejar de pasar la lengua por los dientes para disfrutar de la suavidad y limpieza que nos han dejado.

Pero es que, vamos a ver, a quién en su sano juicio le apetece tener a una persona a 10 centímetros de la cara, con cosas metálicas y frías metidas en la boca (ejem, esto igual a gustos) y con un tubo de plástico absorbiéndote el papo interno. Y es que, a esta situación se une el miedo a que te encuentren una caries, una fisura o al hermano pequeño poco higiénico de un troll entre los dientes. Los dentistas encuentran de todo en un espacio más bien reducido, bueno, si tienes una boca como la de Mick Jagger seguro hasta encuentran los aviones desaparecidos.

Además, antes de ir a la cita, nos lavamos los dientes como si le hubiésemos pegado un buen morreo a Jabba y todo el agua de la galaxia se acabara junto con el dentífrico y los cepillos por siempre jamás, todo de golpe.

cepillado-dientes

bellecs.tumblr.com

Pues aún así, siempre acaban encontrando algo que no debería estar ahí: “No usa usted el hilo dental lo que debería, come muy rápido y le gusta mucho el café” y uno piensa “¡cómo lo sabe!”. Y para rematar la maldad, preguntan cosas cuando estamos con la boca abierta, el aspirador en el papo, el espejito investigando y venga, ya estamos todos.

– ¿Qué tal ha ido el puente?
– Guy guen, guen, emgos guios a la laya.

Y lo más fuerte es que los dentistas nos entienden, no solo lo que acabamos de contestar en idioma plutoriano del norte, entienden que nos da miedo y que no nos gusta, pero debemos recordar que siempre es por nuestro bien y por nuestra buena salud bucodental, porque a ver, ¿tú qué prefieres: una cita en el dentista o un dolor de muelas?

Enfermeros, porque también son muchos y buenos

Enfermería, una profesión abierta a interpretaciones. Parte II.

Tal como prometimos aquí tenéis un segundo post sobre esa profesión que tanto juego ha dado y da en el cine, la enfermería, pero en esta ocasión hablaremos de los papeles masculinos en las películas y series de televisión.

Y aunque gracias al cine y a la televisión hemos podido disfrutar de grandes personajes que nos han hecho sentir, disfrutar y reír, lo cierto es que hoy, nos pondremos algo reivindicativos para dejar de ver esta noble profesión encasillada históricamente en el género femenino.

Primero. Porque aunque haya grandes guiones escritos y maravillosamente interpretados de hombres vestidos de enfermeras, siguen siendo eso, hombres vestidos de enfermeras (ñiiii). Son muchos los ejemplos que podríamos mostrar pero estos dos son muy top.

 

Segundo. Porque ni todos los hombres son doctores, ni todas las enfermeras son mujeres. Sabemos de buena tinta que hay enfermeros de vocación. Para muestra, esta escena de Gaylord “Greg” Follen en “Los Padres de Ella”, conociendo a toda su familia política en pijama y justificándose por algo que no debe. ¡Te apoyamos Follen!

 

Tercero. Porque la tendencia sexual tampoco es una regla. Ser gay o hetero no hace al enfermero. Así el personaje de Benigno (por cierto, buen nombre para cualquiera que se dedique a la salud) en “Hable con Ella” nos despista durante toda la película entre sus ademanes y sus sentimientos.

 

Cuarto. Porque así como en el anterior post de enfermeras nos centramos más en los papeles de malas malísimas (personalmente hablando que no profesionalmente), tampoco todos los enfermeros o los que hacen de enfermeros son malos (profesionalmente hablando que no personalmente), por mucho que nos hagan reír a carcajadas o sudar la gota gorda si nos ponemos en el lugar del paciente a su cargo.

 

Por todo ello, queridos enfermeros, en Cada 8 Horas reivindicamos vuestra gran labor junto a la de vuestras compañeras femeninas e instamos a los guionistas a salir de los arquetipos obsoletos. ¡Por grandes papeles de enfermeros fuera de los clichés en series y películas!

 Y para papelón el de Philip Seymour Hoffman en Magnolia. ¡Te queremos Phil!