Tag: dermatología

Los medicamentos no se ponen morenos

Sol y medicamentos

Antes de empezar, queremos dar las gracias a esta ola de calor. Creo que nada como sufrir un sol de justicia para entender este post.

El anuncio es de gafas, sí, pero nos deja clarísimo lo que es el sol. Una “bola de fuego incandescente del tamaño de 20 tierras que no para de tirar fuego y que emite radiaciones y explosiones”. Pues eso.

Quien más, quien menos, toma el sol en estas fechas. Piscina, montaña, playa… siempre hay un ratito en el que estamos espanzurrados boca arriba. Con precaución, eso sí, porque todos conocemos las consecuencias de los rayos UVA y sus quemaduras. Pero este post no va de esto, que ya os lo sabéis. Va de la mezcla de sol y medicamentos, una combinación tipo tónica-Baileys o la mezcla del rojo con el rosa. EL MAL.

Y es que, queridos amigos, si estáis tomando un medicamento, antes de torrarte lee el prospecto o pregunta a tu médico o farmacéutico, porque hay algunos que pueden provocar una reacción negativa al exponernos al sol. Es lo que se llama fotosensibilidad, una reacción cutánea anormal que se produce por la combinación de una sustancia química y la exposición a radiaciones de luz ultravioleta, como se explica en este pdf de Sanidad de Castilla y León.

Incluso, sin exponernos directamente al sol, el efecto de altas temperaturas puede afectar a personas medicadas. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha elaborado un documento en el que se indica qué medicamentos pueden agravar los efectos del golpe de calor, así que echadle un ojo, no sea que eso que te tomas esté en la lista.

fotosensibilidad salud, medicamentos y sol

El lorenzo es muy dañino también para muchos medicamentos y no sería raro que si no tienes tus pastillas, o lo que sea, en un lugar fresco y alejadas del sol, se estropeen, alterando incluso su composición. Así que, otra vez a seguir las indicaciones que vienen en el prospecto o en el envase.

Dijimos que no íbamos a hablar de las consecuencias de los rayos UVA sobre nuestra piel pero si nos sobrase el dinero, haríamos como Nivea en Río de Janeiro, que de manera bastante molona explica esto de los peligros del sol. A niños y mayores.

 

Bueno, toca disfrutar del sol, del verano, de la playa, y ponernos morenos con precaución. Por cierto, si os apuntáis al bañador “nomasculoblanco” que permite un bronceado integral, mandad fotos, pol favol.

nomasculoblanco

¡Buen verano!

Sí, las orejas también son piel

Consejos para cuidar tu piel y tu salud después del largo invierno

Ya hace sol, buen tiempo y una gran mayoría de piscinas o ya han abierto o están a punto de abrir. ¡Vivaaa! Guardamos ya de-fi-ni-ti-va-men-te los abrigazos, los jerséis de lana y las botas; desempolvamos la ropa de veranito y nuestros cuerpos lozanos salen a la luz. Nos miramos más en el espejo e inevitablemente vemos que nuestra piel tiene el típico tono flexo de oficina y no nos gusta nada. Así que nos ponemos al sol todo lo que podemos y comenzamos a pensar en viajes a la playa para estar vuelta y vuelta en la arena. ¡Venga ahí a lo loco!

Es normal, se entiende la ansiedad y las prisas por cambiar el tono de nuestra piel pero es en este preciso momento cuando debemos extremar las precauciones para no quemarnos y no recibir del sol, o lo menos posible, todos sus efectos nocivos. Nuestra piel está más blanca que nunca y más blandita que nunca, como medio recocida por la ropa invernal y aunque nos encantaría convencerte de no tomar nada el sol, sabemos que casi es misión imposible.

Por eso, como sabemos que a nosotras no nos vas a hacer caso, el doctor y dermatólogo Santiago Aparicio Fernández nos va a dar hoy unos consejos de experto:

1. Protección solar a kilos y nada de protección: “Los fotoprotectores son nuestros amigos, siempre por encima de un factor 15, que podrá ser más alto (hasta 50+) en función del color de nuestra piel (cuanto más clara, mayor factor), de si tenemos múltiples lunares (nevus), de nuestra edad (especial cuidado con los niños) y de los antecedentes de enfermedad que tengamos o de si estamos realizando algún tratamiento que nos pueda hacer más sensibles. Luego no hay que olvidarse de reponer la crema en función del tiempo que vayamos a estar expuestos o de las actividades que realicemos (bañarse o sudar puede hacer que pierda eficacia el fotoprotector)”.

2. Las orejas también son piel: “Las zonas más sensibles suelen ser aquellas donde el sol incide más perpendicularmente como son el dorso de la nariz, la parte alta de las orejas, el labio inferior y el cuero cabelludo en aquellas personas con poco pelo”.

3. Gradúa la exposición y busca sombra: “Es primordial realizar una fotoexposición responsable, un niño menor de 3 años no debería estar expuesto al sol. Son los jóvenes el grupo poblacional más sensible y sobre el que más cuidado hay que tener, yo les digo que no deben de estar expuestos cuando su sombra sea más pequeña que su altura. Por supuesto las horas centrales del día son las de mayor radiación”.

4. Kit completo: “Efectivamente, fotoprotección no es sólo ponerse una crema con factor. Fotoprotección es llevar una camiseta, ponerse unas gafas de sol adecuadas, utilizar un sombrero, preferiblemente con alas”.

kit-verano

5Niños y sol, no por favoooor. “Como ya he dicho, ellos son nuestro principal objetivo. Nuestra piel tiene memoria y son en estos primeros años de vida cuando recibimos la mayor radiación y, por tanto, nuestra piel es más vulnerable. Del cuidado que tengamos de pequeños dependerá que luego tengamos una buena salud y evitemos males mayores”.

Así que ya sabes, nada de cremas protección menos seis, que eso es trampa y lo sabes. Una protección alta adecuada a tu tipo de piel además de una correcta y generosa aplicación, nada de una gotita para todo el brazo, que te conocemos. Y si tienes peques recuerda que no hay nada como ser un buen ejemplo para que ellos también se protejan, por mucho asquito que les de la crema.

Cuando calienta el sol… aquí en el cole

Fotoprotección y niños en horario escolar

cole y sol

Mi primer recuerdo de lo malo que podía ser el sol fue durante unas vacaciones de verano en Benidorm. Y fue, por decirlo de algún modo, bastante cañí. Paseando por el centro, me llamó la atención el color rosa chicle de una familia de guiris. Durante una época, el plastidecor rosa fue mi pintura favorita.

sol-verano-salud

Elegancia y humor, dos cosas que no valoramos en su justa medida de la gente que nos visita.

 

Lamentablemente, no tardé en sufrir en mis carnes el poder maligno de los rayos uva. A cada “ven que te tengo que dar crema” de mi madre, le seguía un “espera” y así me fue. Una tarde llorando, seguida de dos o tres días en los que me bañaba con la camiseta.

No es mi intención hacer mi versión de Cuéntame, es solo que si hablas de los efectos del sol en la piel y te has quemado de pequeña, sufres una regresión aunque no quieras.

Pero es que el sol, además, ya no es lo que era en los 70 o en los 80. Este anuncio de Visionlab lo explica muy bien, con humor entiendes que el Lorenzo es un ente muy, muy peligroso.

Pero cómo afecta el sol a nuestra piel, sobre todo si eres pequeño, es un tema bastante serio y no solo en verano. Ya no es raro tener un sol de julio en abril. Y eso, en el patio del cole, puede ser algo a tener muy en cuenta. Yo, que soy de las se que pone crema hasta en las pestañas, hasta que no he visto la iniciativa de “No te quemes con el sol”  no era del todo consciente de eso. Muchos padres no asociamos el protector solar con el patio del colegio, ni a esa hora y media libre después de comer, ni a que suelen ir sin gorra, sin crema, que están todo el rato corriendo… Algo que en julio prohibirías, en mayo casi ni te lo planteas.

Por eso en Cada 8 horas nos parece tan interesante esta campaña que en algunos coles de Madrid ya está en marcha. Eso de explicarles a los niños (y a los padres) lo dañino que es el sol y cómo y en qué momento debe aplicarse la crema solar es un acierto. Y lo es más cuando colocan dispensadores de crema para que sean los propios niños los que se la pongan antes de salir al patio. Y eso está muy bien, porque, desde que tú les pones la crema a las 8:30h de la mañana, hasta las 5 de la tarde que les recoges de la extraescolar de fútbol, por poner un ejemplo, imagínate. No hay protección que resista 8 horas.

El caso es que como nos parece un tema muy importante y del que se debería hablar más, hemos preguntado a Rosa Tabernerexperta en dermatología, su opinión sobre el tema de la fotoprotección en niños durante el horario escolar y esto es lo que nos ha contestado:

P.- El sol es dañino (y más en determinadas horas del día) ¿Cómo pueden afectar a la larga estos efectos del sol en la piel un niño?  R.- La radiación solar excesiva, tanto los rayos UVA como los UVB (estos últimos responsables de las quemaduras solares) son efectivamente perjudiciales para la piel de los niños, especialmente en latitudes cercanas al Ecuador y en las horas centrales del día (entre las 11 y las 16h sobre todo). Aparte de los efectos “agudos” e inmediatos sobre la piel (en forma de quemaduras solares), existe un daño crónico, más insidioso cuyas consecuencias aparecerán en la vida adulta, en forma de diferentes signos de fotoenvejecimiento”.

P.- ¿Llegan a las consultas casos de problemas que hayan podido surgir en la piel de los niños por su exposición al sol en colegios? R.- “No es demasiado habitual ver quemaduras solares producidas en los colegios, hay que tener en cuenta que las exposiciones en centros escolares suelen ser relativamente cortas y fuera de la época estival, y que los niños de piel más clara suelen aplicarse fotoprotector. Es mucho más frecuente ver este tipo de problemas en verano, cuando ya no hay cole, y los niños están a cargo de sus progenitores”.

P.- ¿Algún consejo más que ofrecer a los padres sobre este tema? R.- “Que les pongan cremita a sus hijos y que les den alimentos ricos en vitamina D”.

Si os habéis quedado con ganas de más consejos de Rosa Taberner, siempre podéis leer en su blog Dermapixel, un post más completo sobre este mismo tema o seguir sus consejos a través de su Twitter @rosataberner.

Nosotras, de momento, vamos a informarnos para ver si podemos hacer de nuestros colegios un colegio fotoprotegido y, visto lo visto, igual hasta cambiamos las vacaciones de verano en la Costa del Sol por una semana en Escocia. Seguro que llueve en Edimburgo.

Semana Santa

O cómo medir lo bien que te lo has pasado por el “retostamiento” de tu piel

semana-santa-vacaciones

La Semana Santa es esa gran semana (o cuatro días), a medias entre las vacaciones de navidad y las esperadas vacaciones de verano. Por eso, todos o casi todos, ponemos nuestras mayores expectativas y energías en exprimir esos días al máximo y volver “a la rutina” totalmente renovados, revitalizados, descansados y si puede ser algo morenos, mejor que mejor. Parece que existiera una norma no escrita que dice: los demás juzgarán la calidad de tus vacaciones por el nivel de retostamiento de tu piel. Más tostado, te lo has pasado fenomenal; menos tostado: ¿no lo has pasado bien? Y mira que te has podido ir a Helsinki pero, da igual, a no ser que vivas en un país asiático, hay que volver moreno. 

moreno-nivel-experto

A juzgar por su retostamiento parece que Ross se lo ha pasado fenomenal

 

No señores, eso de retostarse está más que pasado de moda y más que demostrado que el sol y sus efectos en la piel son peor que malos: arrugas, manchas, deshidratación… por no nombrar algunos más serios que tampoco es plan de chafar las vacaciones a nadie. En estas fechas, nuestra piel está todavía medio blandita y amarillenta del flexo y del largo invierno pero como tenemos tantas ganas de aprovechar, pues venga, a tope de vuelta y vuelta.

Consejo 1: Pásalo fenomenal pero protégete del solEsto del sol y de tu piel, lo podemos aplicar, tanto si vas al monte, como si vas al mar (que decían Aerolíneas Federales). O como si te vas a esquiar, porque si algo tiene de curioso esta época del año, es que se pueden hacer actividades típicas de cada estación, todas juntas, o por lo menos en estas latitudes del planeta.

Consejo 2: Disfruta de tu destino pero ten en cuenta siempre donde vas. Y ya sabemos que te puede el ansia de sol pero, aún a riesgo de parecer tu madre, otro buen consejo es mirar antes el tiempo que va hacer, porque ¿cuántas veces has metido el bañador y poco más en la maleta y te has quedado pelete? ¿Eh? ¿Cuántas?

Otros temas muy típicos son los nervios causados por los atascos, porque el hotel, en realidad, se parece tan poco a las fotos de su web como un gato a un pepino, porque cambiamos horarios, comidas… lo que nos lleva a que nuestro reloj biológico se descontrole y al final, sí, nos lo hemos pasado genial y el moreno de nuestra piel es evaluado por los demás de bien a notable pero volvemos “a la rutina”, por ejemplo y también bastante típico, sin ir al baño o yendo demasiado.

Consejo 3: Estas vacaciones come y bebe rico, cambia y desenchufa pero sobre todo, sobre todo, vuelve sano.

Exploración lunar (el de tu espalda, por ejemplo)

O por qué es fundamental revisar y tener controlados nuestros lunares. Parte II.

Una vez diferenciados los distintos tipos de lunares que hay, la Dra. Eguren, dermatóloga y nueva colaboradora en Cada 8 Horas nos explica cómo podemos saber si ese lunar que tienes en la espalda y que te quita el sueño, es bueno o malo.

¿Dra. Eguren, tenemos algún modo fácil de saber si son lunares buenos o malos?

Como ya os conté en el post anterior los lunares son muy comunes y son buenos, pero es importante diferenciarlos de otras manchas oscuras que no lo son, como, por ejemplo, el temido melanoma. El melanoma es el cáncer de piel más peligroso. Si se detecta y se trata a tiempo tiene muy buen pronóstico pero si se diagnostica tarde la evolución puede ser muy mala. Por ese motivo los dermatólogos insistimos tanto el revisar los lunares y tenerlos controlados, ¡te puede salvar la vida!

Para saber si un lunar puede ser sospechoso o no recomendamos una regla sencilla y que todo el mundo puede aplicar: la regla del ABCDE.

melanoma

Revisa tus lunares con el método ABCDE.

 

Una mancha que cumpla estas características es susceptible de, al menos, ser revisada por el especialista. Seguro que si te echas un vistazo rápido ves una o varias pecas que cumplen alguna de estas características del la regla ABCDE. ¡Tranquilo, no tienen por qué ser melanomas! Se trata de una regla general para que el paciente detecte lesiones susceptibles de ser revisadas. Una vez en la consulta del dermatólogo, éste determinará si verdaderamente tienen relevancia o no. Muchas veces una peca cumple una de estas características y no tiene por qué ser mala. Además esta regla se aplica para los nevus melanocíticos y no para las queratosis seborreicas, por ejemplo. ¡Pero el paciente es muy complicado que pueda diferenciar entre un nevus y una queratosis seborreica! Por eso, ante la duda, primero tranquilo y segundo acude a tu dermatólogo para una revisión.

Otro aspecto muy importante en el control de los lunares: ¡protégete del sol! Y sobre todo protege a los niños. Sabemos que las quemaduras que más riesgo aportan para el desarrollo de cáncer de piel son las de la infancia. ¿Le darías a un niño un cigarro o un vaso de whisky? ¡Madre mía, no! ¿Por qué, entonces, dejas que se queme con el sol?

¿Existen Apps fiables que puedan ser útiles en el control de los lunares?

Los últimos avances tecnológicos pueden sernos útiles en muchos aspectos relacionados con la salud y el control de los lunares es un buen ejemplo de ello. Por citar algunos ejemplos tenemos FotoSkin. Se trata de una App que permite al usuario hacer un seguimiento de sus lunares y manchas a través de un registro fotográfico de su piel. Esta información resulta de gran utilidad para el profesional médico, ya que el paciente podrá mostrar esas fotografías a su dermatólogo en la consulta, facilitando así un mejor diagnóstico y evaluación de riesgos.

Otra opción más sofisticada pero también más cara es el MoleScope. Se trata de una aplicación que hay que utilizar junto con un pequeño microscopio que se acopla al smartphone y permite ir fotografiando y controlando cada uno de los lunares. La ventaja de este objetivo que se acopla al móvil es obtener fotografías de alta calidad. Las fotografías se mandan al dermatólogo que será el que realice el diagnóstico final, no el usuario ni el aparato. Actualmente la aplicación solo está disponible en inglés aunque la microcámara se puede adquirir desde España.