Tag: efectos secundarios

Cómo sobrellevar el verano en la ciudad

Los otros trucos que no te cuentan en las revistas de salud pero que también ayudan.

Estamos en plena época en que tus Redes Sociales están llenas de puestas de sol, de pies en la arena de la playa, en el agua, en el césped, en camas… pies y pies por todas partes. Es decir, la época en la que todos están de vacaciones y documentan este hecho como único e inigualable. Se crea, sin querer o queriendo, una especie de competición para demostrar que las vacaciones de uno son mejores que las del otro. Pero, ¿qué pasa cuando, por el motivo que sea, uno no se coge vacaciones y se tiene que quedar en la ciudad? El calor sofocante y el no escapar se unen a la pesadez de ver todas esas fotos de las que hablábamos antes y que parece que te refrotan por la cara eres un pringado por no pasarlo tan chupi como yo y no sacar tus pies a pasear desnudos. Y eso nunca es bueno para la salud.

No temáis, gente sin vacaciones, en este post os daremos algunos truquitos, más válidos o menos, para pasar el verano sin tanto hastío:

Truco 1. No mires tus Redes Sociales. Es obvio y teníamos que empezar así. Para evitar todo lo anterior expuesto y que tu mal humor no crezca exponencialmente, deja de lado una temporada tus redes sociales, todas. Otra cosa que puedes hacer es conseguir pósters de sitios paradisíacos y hacerte fotos y colgarlas tú, sin parar. Aquí tienes un ejemplo:

 

verano en la ciudad

Texto obvio: ¡Momento único! En Aliexpress igual siguen teniendo el póster de oferta.                 


Truco 2. Ponte el bañador. Que no te vayas de vacaciones no quiere decir que no puedas ponerte el bañador. Es más, te aconsejamos que compres una crema con olor exótico a papaya, fruta de la pasión o cualquier otra fruta caribeña cuyo olor te haga imaginar que estás lejos, bajo una palmera. Si a todo esto lo acompañas de una buena canción reggae, surfera o que simplemente hable de mar, brisa y playas, solo te queda cerrar los ojos y tele transportarte.

 

Truco 3. Conviértete en vampiro. No, no te decimos que caces personas, que cansa mucho, ni que bebas sangre porque está caliente y en verano como que no apetece nada. Lo que te proponemos es que te escondas en la oscuridad por el día todo lo que puedas y que por las noches renazcas, despiertes y salgas a la calle igual que salen las señoras a tomar el fresco.

Truco 4. Sonríe. Porque sabemos que todos estos consejos que te hemos dado no sirven para mucho más que para sacarte una sonrisilla y porque el buen humor siempre, siempre, ayuda a sentirte mejor. Además, seguro que los que están de vacaciones, tampoco están tan bien o sí. 

¡Ah, y muy importante! ¡Seguid bebiendo agua con estos calores! a ver si ahora resulta que, como no hablamos de eso, dejáis de beberla, y el agua también ayuda.

¡Seguid disfrutando de un feliz verano!

Dona tu pelo

 dona-tu-pelo

Si hablamos de cáncer cualquier detalle es importante. El médico te dice que estás superando la enfermedad, que estás curándote, puede mostrarte pruebas y análisis, pero tú puedes seguir sin encontrarte bien. ¿Por qué? En algunas ocasiones, simplemente, por una cuestión estética. Detalles, ya ves.

Detalles, en ocasiones, de menos de un centímetro de diámetro, como un pezón, por ejemplo y que hacen que recuperes tu autoestima perdida. Ese detalle tan pequeño por el que en España la iniciativa Despechadas lucha para que mujeres que sufren cáncer de mama culminen su curación con esa guinda, la guinda del pezón, y que puedan mirarse al espejo y verse como antes. Parece sencillo, pero si pelean para que la Administración lo lleve a cabo es porque existen trabas.

Igual ocurre con el pelo. Si coincides con alguien sin pelo en su cabeza y sin vello, probablemente pienses en cáncer. Raro es el paciente de cáncer que luce su cabeza, es más normal verles con una gorra o un pañuelo.

–Ya veis, un detalle–.

Para muchos pacientes de cáncer estos detalles son fundamentales para sobrellevar su enfermedad y de eso se dieron cuenta en Mechones Solidarios.

Mechones Solidarios nace hace 4 años en Málaga, pero están en toda España. Tú les donas una trenza de tu pelo y ellos se encargan de fabricar pelucas a aquellas mujeres o niñas que están pasando por tratamiento de quimioterapia y no pueden permitirse el precio de una peluca de pelo natural. Alucinamos cuando vimos su precio, de 650 a 2.000 euros.

–El dinero, otro detalle–.

¿Y cómo puedes donar tu pelo? Eso es fácil e indoloro. Solo tienes que ir a cualquiera de las peluquerías solidarias que aparecen en su web y por 5€, cortarte el pelo. El único requisito es que la trenza mida un mínimo 20cm. Se envían a Mechones Solidarios y ellos se encargan de la fabricación de la peluca.

La comunicación y la presencia en redes sociales es fundamental para que iniciativas así lleguen a la gente. Por ese motivo Mechones Solidarios se mueve bastante y organiza eventos a los que se van sumando personalidades que dan mayor difusión a su labor.

Este post es nuestro granito de arena, para que este proyecto solidario se conozca aún más. Y que cada vez veamos más vídeos como este que nos saquen una sonrisa de satisfacción porque algo se está haciendo bien.

Cannabis medicinal

La importancia de su regulación

cannabis-medicinal

Ya lo decía un hombre sabio como El Fary en uno de sus tremendos hits, “dame el chocolate que me ponga bien”. Y es que la mandanga está dejando de ser el cigarrito de la risa para convertirse en una solución médica más, poco a poco va perdiendo su estigma como droga y, en algunos casos, se ven sus efectos positivos sobre la salud.

Porque, y eso es una opinión muy personal, deberíamos llevar años hablando con normalidad del cannabis medicinal.

Y más, cuando conoces historias como la de Carola Pérez. Ver hace tiempo a Carola en el programa de Buenafuente hablando sobre los cannabinoides nos sirvió para meternos en su piel y sobre todo para querer saber algo más del tema. Escuchad la entrevista, de verdad, porque el debate es interesantísimo:

Carola es la presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal.  Y no, no hay chistes ni música de Bob Marley de fondo. Si entráis en su web (os lo recomendamos) os daréis cuenta de que es un proyecto serio, integrado por investigadores, médicos y asociaciones de pacientes, y su objetivo es regular el cannabis para uso medicinal y dar a conocer información científica sobre el tema.

Con numerosas opiniones a favor o en contra en este debate, de lo que se trata es de defender que su uso esté regulado e investigar qué puede aportar a los enfermos crónicos, sin caer en cosas tipo “uhhh, la droga es mala” y tener en cuenta sus beneficios terapéuticos. Pero claro, es difícil investigar con una sustancia ilegal y todo va más despacio y a día de hoy la cosa está así:

En EEUU lo tienen más claro. Allí saben que malo del todo no es y dejan a la gente opinar. En varios estados se vota en referendum. Sin ir más lejos, en noviembre del año pasado se pudo votar a Trump y aprobar el uso medicinal, y recreativo, del cannabis.  Para haceros una idea, en 28 de 50 estados se permite su uso médico.

En España vivimos en un limbo legal. Un sí pero no, que no ayuda. La primera clínica cannábica asesora y guía, pero poco más. Empezaron con pacientes casi desahuciados y ahora atienden a un público más amplio, como enfermos crónicos.

Sinceramente, parece solo una cuestión de tiempo que se abra el melón y haya un debate serio, porque científicamente, parece que no hay tantos remilgos. Lo que sí existen son barreras sociales y políticas que poco a poco irán cayendo. Quizás con Tierno Galván otro gallo, o loro, cantaría.

 

 

Los medicamentos no se ponen morenos

Sol y medicamentos

Antes de empezar, queremos dar las gracias a esta ola de calor. Creo que nada como sufrir un sol de justicia para entender este post.

El anuncio es de gafas, sí, pero nos deja clarísimo lo que es el sol. Una “bola de fuego incandescente del tamaño de 20 tierras que no para de tirar fuego y que emite radiaciones y explosiones”. Pues eso.

Quien más, quien menos, toma el sol en estas fechas. Piscina, montaña, playa… siempre hay un ratito en el que estamos espanzurrados boca arriba. Con precaución, eso sí, porque todos conocemos las consecuencias de los rayos UVA y sus quemaduras. Pero este post no va de esto, que ya os lo sabéis. Va de la mezcla de sol y medicamentos, una combinación tipo tónica-Baileys o la mezcla del rojo con el rosa. EL MAL.

Y es que, queridos amigos, si estáis tomando un medicamento, antes de torrarte lee el prospecto o pregunta a tu médico o farmacéutico, porque hay algunos que pueden provocar una reacción negativa al exponernos al sol. Es lo que se llama fotosensibilidad, una reacción cutánea anormal que se produce por la combinación de una sustancia química y la exposición a radiaciones de luz ultravioleta, como se explica en este pdf de Sanidad de Castilla y León.

Incluso, sin exponernos directamente al sol, el efecto de altas temperaturas puede afectar a personas medicadas. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha elaborado un documento en el que se indica qué medicamentos pueden agravar los efectos del golpe de calor, así que echadle un ojo, no sea que eso que te tomas esté en la lista.

fotosensibilidad salud, medicamentos y sol

El lorenzo es muy dañino también para muchos medicamentos y no sería raro que si no tienes tus pastillas, o lo que sea, en un lugar fresco y alejadas del sol, se estropeen, alterando incluso su composición. Así que, otra vez a seguir las indicaciones que vienen en el prospecto o en el envase.

Dijimos que no íbamos a hablar de las consecuencias de los rayos UVA sobre nuestra piel pero si nos sobrase el dinero, haríamos como Nivea en Río de Janeiro, que de manera bastante molona explica esto de los peligros del sol. A niños y mayores.

 

Bueno, toca disfrutar del sol, del verano, de la playa, y ponernos morenos con precaución. Por cierto, si os apuntáis al bañador “nomasculoblanco” que permite un bronceado integral, mandad fotos, pol favol.

nomasculoblanco

¡Buen verano!