Tag: efectos secundarios

Los medicamentos no se ponen morenos

Sol y medicamentos

Antes de empezar, queremos dar las gracias a esta ola de calor. Creo que nada como sufrir un sol de justicia para entender este post.

El anuncio es de gafas, sí, pero nos deja clarísimo lo que es el sol. Una “bola de fuego incandescente del tamaño de 20 tierras que no para de tirar fuego y que emite radiaciones y explosiones”. Pues eso.

Quien más, quien menos, toma el sol en estas fechas. Piscina, montaña, playa… siempre hay un ratito en el que estamos espanzurrados boca arriba. Con precaución, eso sí, porque todos conocemos las consecuencias de los rayos UVA y sus quemaduras. Pero este post no va de esto, que ya os lo sabéis. Va de la mezcla de sol y medicamentos, una combinación tipo tónica-Baileys o la mezcla del rojo con el rosa. EL MAL.

Y es que, queridos amigos, si estáis tomando un medicamento, antes de torrarte lee el prospecto o pregunta a tu médico o farmacéutico, porque hay algunos que pueden provocar una reacción negativa al exponernos al sol. Es lo que se llama fotosensibilidad, una reacción cutánea anormal que se produce por la combinación de una sustancia química y la exposición a radiaciones de luz ultravioleta, como se explica en este pdf de Sanidad de Castilla y León.

Incluso, sin exponernos directamente al sol, el efecto de altas temperaturas puede afectar a personas medicadas. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha elaborado un documento en el que se indica qué medicamentos pueden agravar los efectos del golpe de calor, así que echadle un ojo, no sea que eso que te tomas esté en la lista.

fotosensibilidad salud, medicamentos y sol

El lorenzo es muy dañino también para muchos medicamentos y no sería raro que si no tienes tus pastillas, o lo que sea, en un lugar fresco y alejadas del sol, se estropeen, alterando incluso su composición. Así que, otra vez a seguir las indicaciones que vienen en el prospecto o en el envase.

Dijimos que no íbamos a hablar de las consecuencias de los rayos UVA sobre nuestra piel pero si nos sobrase el dinero, haríamos como Nivea en Río de Janeiro, que de manera bastante molona explica esto de los peligros del sol. A niños y mayores.

 

Bueno, toca disfrutar del sol, del verano, de la playa, y ponernos morenos con precaución. Por cierto, si os apuntáis al bañador “nomasculoblanco” que permite un bronceado integral, mandad fotos, pol favol.

nomasculoblanco

¡Buen verano!

Omeprazol, el best seller de nuestras farmacias

 

ardor salud omeprazol

Si eres así, es muy probable que si abres tu botiquín te encuentres una cajita de omeprazol. Quizás no sepas qué hace ahí y supones que te la recetaron en algún momento. Porque su uso es tan común que se consume “por si acaso”. Por si acaso voy a comer mucho, beber mucho, por si acaso la morcillica me sienta mal, por si acaso lo que me ha recetado el médico me va a hacer daño… El caso es que cada uno decide en muchísimas ocasiones echar mano del omeprazol.

Sin ir más lejos, la cajita que tengo yo en mi botiquín, me la dio mi madre. –“A mí el médico me las receta, llévatela tú, que te vendrá bien”.

A lo que iba, que como en este país somos mucho de alternar, de barbacoas, etc, etc…, un dato, en 2016 se vendieron en España 61 millones de envases. Ahí es nada. De hecho el omeprazol ocupa el primer lugar en el ranking de medicamentos más vendidos. Y la verdad, no sé si en España somos un país muy de sufrir acidez estomacal, que es para lo que se debe usar.

 

Y ahora viene la pregunta del millón.

No pasa nada por tomarlo en ciertas ocasiones, ¿no? ¿Tiene efectos secundarios? ¿Por qué se toma tanto?

A la hora de tomar un fármaco, es muy importante que el médico te diga cuándo lo tienes que tomar, en ayunas, con el estómago lleno… Esto puede influir en el efecto que ese fármaco pueda tener en el organismo. Además, no es como una aspirina, para que funcione debes estar varios días. Eso significa que si te vas a poner como el tenazas, tomarte antes un comprimido no sirve de nada.

ardor humor omeprazol

Y después, menos. Es un medicamento para solucionar un problema de acidez, no para las resacas o los empachos. Eso sí, con el café –“por favor, ¿me podría traer una sacarina?

Ahora, supongamos que te estás tomando el omeprazol “bien”, a sus horas. Pues si lo mezclas con alcohol, picante o tabaco, la estarás liando a base de bien, ya que ataca la mucosa gástrica.

omeprazol

Que te lías y luego ni omeprazol ni ná. Foto: Resacón en Las Vegas Warner Bros. Pictures.

Así que piensa bien si lo que debes hacer es meterte para el cuerpo un omeprazol o agua con bicarbonato, porque la diferencia es grande. Por no hablar de los posibles efectos secundarios que puede tener su uso continuado.

Nuestro consejo es que si tienes de manera recurrente pesadez, si notas en la garganta quemazón, hables con el médico. Seguro que te receta omeprazol, pero oye, nunca se sabe.

Sí, las orejas también son piel

Consejos para cuidar tu piel y tu salud después del largo invierno

Ya hace sol, buen tiempo y una gran mayoría de piscinas o ya han abierto o están a punto de abrir. ¡Vivaaa! Guardamos ya de-fi-ni-ti-va-men-te los abrigazos, los jerséis de lana y las botas; desempolvamos la ropa de veranito y nuestros cuerpos lozanos salen a la luz. Nos miramos más en el espejo e inevitablemente vemos que nuestra piel tiene el típico tono flexo de oficina y no nos gusta nada. Así que nos ponemos al sol todo lo que podemos y comenzamos a pensar en viajes a la playa para estar vuelta y vuelta en la arena. ¡Venga ahí a lo loco!

Es normal, se entiende la ansiedad y las prisas por cambiar el tono de nuestra piel pero es en este preciso momento cuando debemos extremar las precauciones para no quemarnos y no recibir del sol, o lo menos posible, todos sus efectos nocivos. Nuestra piel está más blanca que nunca y más blandita que nunca, como medio recocida por la ropa invernal y aunque nos encantaría convencerte de no tomar nada el sol, sabemos que casi es misión imposible.

Por eso, como sabemos que a nosotras no nos vas a hacer caso, el doctor y dermatólogo Santiago Aparicio Fernández nos va a dar hoy unos consejos de experto:

1. Protección solar a kilos y nada de protección: “Los fotoprotectores son nuestros amigos, siempre por encima de un factor 15, que podrá ser más alto (hasta 50+) en función del color de nuestra piel (cuanto más clara, mayor factor), de si tenemos múltiples lunares (nevus), de nuestra edad (especial cuidado con los niños) y de los antecedentes de enfermedad que tengamos o de si estamos realizando algún tratamiento que nos pueda hacer más sensibles. Luego no hay que olvidarse de reponer la crema en función del tiempo que vayamos a estar expuestos o de las actividades que realicemos (bañarse o sudar puede hacer que pierda eficacia el fotoprotector)”.

2. Las orejas también son piel: “Las zonas más sensibles suelen ser aquellas donde el sol incide más perpendicularmente como son el dorso de la nariz, la parte alta de las orejas, el labio inferior y el cuero cabelludo en aquellas personas con poco pelo”.

3. Gradúa la exposición y busca sombra: “Es primordial realizar una fotoexposición responsable, un niño menor de 3 años no debería estar expuesto al sol. Son los jóvenes el grupo poblacional más sensible y sobre el que más cuidado hay que tener, yo les digo que no deben de estar expuestos cuando su sombra sea más pequeña que su altura. Por supuesto las horas centrales del día son las de mayor radiación”.

4. Kit completo: “Efectivamente, fotoprotección no es sólo ponerse una crema con factor. Fotoprotección es llevar una camiseta, ponerse unas gafas de sol adecuadas, utilizar un sombrero, preferiblemente con alas”.

kit-verano

5Niños y sol, no por favoooor. “Como ya he dicho, ellos son nuestro principal objetivo. Nuestra piel tiene memoria y son en estos primeros años de vida cuando recibimos la mayor radiación y, por tanto, nuestra piel es más vulnerable. Del cuidado que tengamos de pequeños dependerá que luego tengamos una buena salud y evitemos males mayores”.

Así que ya sabes, nada de cremas protección menos seis, que eso es trampa y lo sabes. Una protección alta adecuada a tu tipo de piel además de una correcta y generosa aplicación, nada de una gotita para todo el brazo, que te conocemos. Y si tienes peques recuerda que no hay nada como ser un buen ejemplo para que ellos también se protejan, por mucho asquito que les de la crema.

Deporte más allá de los 40

Y de lo razonable

Como decía Tomasito, del deporte también se sale. Lo decía, pero parece que sin mucho éxito. Porque son millones los que han caído en la adicción de hacer ejercicio y raro es quien no conoce a algún runner, triatleta, crossfitero o lo que sea. O serlo él o ella mismo. Deportes individuales, porque no nos da por desempolvar las mazas de gimnasia rítmica o calzarnos las botas de fútbol.

El breakflamenco de Tomasito debería estar en los gimnasios y no el zumba.

¿Es esto bueno? Sí. Pero ojo, no para todos. Con más de 40 hay que andarse con cuidado, que pensamos que tenemos 20 añitos y no es así. Por muchos gadgets tecnológicos que lleves, zapas caras de colores y ropa climacool, hay que mover el cucu y para eso, si nunca has hecho nada, hay que entrenar e ir con calma. Llevar lo mejor y lo último no te hace ni superman ni superwoman ni superná.

Nos sigue fasciando ver a gente de más de 40 (tchss, que hay gente de 40 que está estupenda, oyes), que no ha hecho deporte en su vida y va en coche a todas partes, queriendo ser maratoniano, fliparse y sobre todo colgar en Facebook sus progresos… ains. Siendo sinceros, alabar la tecnología ultraboost cuando vas a 5´35´´el kilómetro, tampoco es como para lanzarlo al viento. De hecho, los corredores son los que más fardan en redes sociales perdiendo así la esencia de un deporte que es puro sufrimiento.

runners

Autor desconocido

 

Y luego están las prisas. Eso es algo del mundo en el que vivimos que también nos llama mucho la atención. Lo queremos todo y lo queremos ya. Perder 10 kilos, ganar musculatura, tener el culo firme. Un mes exprimiéndonos y ya… pues no. Con la edad pierdes flexibilidad, tardas más en recuperar y pasarte te traerá más problemas que beneficios. Si llevas 42 años sin hacer deporte, puedes tener la tranquilidad de ir mejorando poco a poco, sobre todo si haces caso a un experto o entrenador personal porque, aunque no llegues a ser Bekele ni Simone Biles, puedes llegar a disfrutar más que ellos.

No, no creo que tú llegues tan alto.

Bueno, no sabemos si hay estudios entre deporte-vanidad-hacerseeldiferente-edad, pero debería. Porque de otra manera no se explica el auge de los deportes extremos. Pero en este tipo de deportes, tampoco vale todo. Practica el deporte que quieras, pero con cabeza. Y lee este artículo de La Voz de Galicia antes de probar qué es eso del salto base.

Si alguien ha llegado hasta aquí, que no piense que estamos en contra de hacer ejercicio. Estamos en contra de NO saber hacer ejercicio, cosa que no se aprende escuchando a dos en la oficina.

Y os dejamos, que nos vamos ya a Stretching Global Activo, que no sabemos lo que es, pero suena bien.