Tag: el amor la mejor medicina

Os damos el alta

alta-medica

Sí, os damos el alta. Ya no hace falta que vengáis más a vernos, que os preocupéis por saltaros una toma o si la dosis que tomabais era la adecuada. Ya estáis buenos y curados como un jamón de Joselito.

Sí, queridos pacientes (en todas sus acepciones). Salvo que con este último post alguien nos ponga sobre la mesa cierta cantidad, como si de algún que otro medicamento fuera de la seguridad social se tratara, ya no vais a necesitar Cada 8 horas. Echamos el cierre. Nuevos proyectos hacen que no podamos dedicar el tiempo que necesita un blog como éste, y para eso mejor dejarlo descansar. Quizás más adelante volvamos, con la misma cara o con otra, lo que sí sabemos es que seguiremos leyendo y aprendiendo de todos aquellos profesionales de la salud, cuidadores, asociaciones y pacientes a los que seguimos, porque todo lo que tenga que ver con salud lo admiramos y nos llama mucho la atención.

Ha sido un placer descubrir y colaborar con todos y cada uno de los profesionales que han confiado en nosotras. Nos hemos acercado a vuestro mundo con muchísima curiosidad, ilusión, respeto y sobre todo muchísimas ganas de aprender. Y parece que algo se nos ha quedado. Por eso tenéis que seguir divulgando en colegios, en centros de salud, en las redes sociales, porque es muy necesario y nunca se educa lo suficiente si se trata de salud.

Vosotros mejor que nadie sabéis que la ciencia magufa tiene mucha fuerza, el lado oscuro del bulo y el “me han dicho en la puerta del cole” o “me ha dicho mi vecino” son terribles enemigos y a veces la línea entre un profesional de verdad y uno que pasaba por ahí es muy difusa para gran parte de nosotros.

Por supuesto, nuestra retirada no es a una cueva en Georgia. Seguiremos por aquí, así que si tenéis nuevas ideas y necesitáis ayuda para comunicarlas, colaboración, o lo que sea, escribidnos, que nos hará mucha, muchísima ilusión seguir manteniendo el contacto con vosotros.

Dicho esto, vida normal.

Dona tu pelo

 dona-tu-pelo

Si hablamos de cáncer cualquier detalle es importante. El médico te dice que estás superando la enfermedad, que estás curándote, puede mostrarte pruebas y análisis, pero tú puedes seguir sin encontrarte bien. ¿Por qué? En algunas ocasiones, simplemente, por una cuestión estética. Detalles, ya ves.

Detalles, en ocasiones, de menos de un centímetro de diámetro, como un pezón, por ejemplo y que hacen que recuperes tu autoestima perdida. Ese detalle tan pequeño por el que en España la iniciativa Despechadas lucha para que mujeres que sufren cáncer de mama culminen su curación con esa guinda, la guinda del pezón, y que puedan mirarse al espejo y verse como antes. Parece sencillo, pero si pelean para que la Administración lo lleve a cabo es porque existen trabas.

Igual ocurre con el pelo. Si coincides con alguien sin pelo en su cabeza y sin vello, probablemente pienses en cáncer. Raro es el paciente de cáncer que luce su cabeza, es más normal verles con una gorra o un pañuelo.

–Ya veis, un detalle–.

Para muchos pacientes de cáncer estos detalles son fundamentales para sobrellevar su enfermedad y de eso se dieron cuenta en Mechones Solidarios.

Mechones Solidarios nace hace 4 años en Málaga, pero están en toda España. Tú les donas una trenza de tu pelo y ellos se encargan de fabricar pelucas a aquellas mujeres o niñas que están pasando por tratamiento de quimioterapia y no pueden permitirse el precio de una peluca de pelo natural. Alucinamos cuando vimos su precio, de 650 a 2.000 euros.

–El dinero, otro detalle–.

¿Y cómo puedes donar tu pelo? Eso es fácil e indoloro. Solo tienes que ir a cualquiera de las peluquerías solidarias que aparecen en su web y por 5€, cortarte el pelo. El único requisito es que la trenza mida un mínimo 20cm. Se envían a Mechones Solidarios y ellos se encargan de la fabricación de la peluca.

La comunicación y la presencia en redes sociales es fundamental para que iniciativas así lleguen a la gente. Por ese motivo Mechones Solidarios se mueve bastante y organiza eventos a los que se van sumando personalidades que dan mayor difusión a su labor.

Este post es nuestro granito de arena, para que este proyecto solidario se conozca aún más. Y que cada vez veamos más vídeos como este que nos saquen una sonrisa de satisfacción porque algo se está haciendo bien.

Enfermedades mentales por Gemma Correll

#mentalillnessfeelslike

¡Confesad! Necesitaríais dos vidas, o más, para poder mirar todo lo que os interesa en internet. Curioso, porque también pasaréis otra vida entera despotricando sobre las redes sociales y los miles de hashtag-mamarrachadas que os encontraréis allí ¿sí o qué? Pero ellas (las redes sociales) también tienen sus cosas buenas. No sé si buenas del todo para la salud, pero si eres curioso y sabes buscar bien, durante un rato satisfarán tus curiosidades, que no es poco. Y si encima estás de suerte, puede que hasta descubras el trabajo de alguien que te alegra el día.

En uno de esos días de suerte y de procrastinación desmedida en redes sociales, nos topamos en Instagram con Gemma Correll. Ilustradora inglesa –por el nombre pensábamos que era de la terreta, pero no– y que según ella misma cuenta en distintas entrevistas, padece desde hace tiempo trastornos de ansiedad y fobia social.

Gemma Correll cuenta cómo el dibujo le sirve de terapia para superar su ansiedad en determinadas situaciones. A través de sus ilustraciones expresa lo que siente y si a través de ellas puede, además, ayudar a personas que padezcan sus mismos problemas, mejor que mejor. Como ella misma dice en una de sus entrevistas refiriéndose a este tipo de enfermedades: “A veces puede ser difícil de describir, y quería poner en imágenes las palabras que la gente usa para describir la enfermedad mental en todas sus diversas formas, sin tratar de poner ninguna etiqueta en ella tampoco”.

Ahora Gemma Correll ha ilustrado, en colaboración con Mental Health America y bajo el hashtag #mentalillnessfeelslike, una campaña que explica muchas de estas enfermedades mentales que, aún a día de hoy, siguen siendo tabú en la sociedad. Aquí tenéis dos de ellas como ejemplo:

eating-disordersdepression-gemma-correll

Si queréis conocer más sobre el trabajo de Gemma Correll sólo tenéis que entrar en su Instagram @gemmacorrell, que cuenta ya con casi medio millón de seguidores.

Gracias Gemma por poner imagen a enfermedades tan difíciles de entender y a todos los que nos mostráis que en las redes sociales, como en la vida, no son todo #autofotos, #aguacates y #felicidad. Porque es todo tan #happy que a veces uno lo duda y lejos de ayudarte te pone peor.

Sangre es amor

Día Mundial del Donante de Sangre, 14 Junio

 

 

Lo de donar sangre es como lo de reciclar: todo el mundo dice que lo hace. Y no es verdad. Porque si no, ¿por qué están los altavoces de los hospitales pidiendo sangre a cada rato? O lo mismo piden otra cosa, porque el sistema de altavoces se oye un poquito regular. El caso es que es de esas cosas que merece la pena hacer. Te sientes bien, salvas vidas (tres para ser exactos) y por si eso fuera poco además te dan una Coca Cola con unos panchitos (esto daría para otro post porque ¿deberían dar algún tentempié más saludable, no?).

Pero vamos a meternos un poco en el tema. Tú llegas al bus o donde sea, te pinchan, ves que la bolsa se llena y te vas. Es entonces cuando comienza el viaje de la sangre. En este vídeo tan completo lo cuentan muy bien y además te servirá para recuperar lo de plasma y plaquetas, que ya se te habrá olvidado de las clases de ciencias en EGB.

 

También puede suceder que quieras donar y no puedas. Porque hayas pasado una enfermedad infecciosa, hayas estado en determinado país, te hayas hecho un tatuaje o un piercing, peses menos de 50 kg… o seas gay (en algunos países). Sí, has oído bien, ¿raro no? Pues así lo determinaron hace dos años los jueces del Tribunal de Luxemburgo y por lo que parece, sin hacer demasiado caso a lo que dice la ciencia.

Esta sentencia, obviamente, hizo que la Federación Española de Donantes de Sangre protestase. En serio y en broma, que también es algo muy serio. Compuso un himno oficial, que conocimos gracias a Dani Mateo y donde parece que había “un sentido homenaje a los donantes gays”.

 

Un público que debería donar sí o sí son los jóvenes, gente llena de energía. Y mira, una campaña que estuvo muy bien fue unir chavales y videojuegos de la agencia Ogilvy&Mother. Si te matan, donas. Hubo más sangre que en el God of War.

 

O campañas como “Pay With Blood” en Rumanía, en la que conseguías tu pase de un día al festival de música que organizaron a cambio de una simple donación de sangre. Y es que, a falta de que los científicos nos confirmen la existencia de una sangre universal o creen una sangre artificial para ser usada en humanos, las donaciones son necesarias porque es el único mecanismo posible para su obtención.

En fin, aunque siempre se han hecho campañas de donación de sangre muy buenas y originales para concienciar a la gente, lo ideal sería que no fueran tan necesarias, porque donar sangre es un deber social y parafraseando a nuestras queridas madres: –no voy a estar toda la vida detrás de ti recordándote lo que tienes que hacer, que ya eres mayorcita–.

DONACIÓN DE MÉDULA

Dona vida

Es innegable que gracias a Pablo Ráez aprendimos mucho sobre donación de médula. Pablo, con su #retounmillón hizo una gran labor concienciándonos a todos a los que el simple hecho de oír “donación de médula” nos imponía.

Médula, ¿cómo voy a donar mi médula? Médula suena a algo sagrado, a algo único de lo que ni por todo el oro del mundo te desprenderías. Suena a aguja grande, a un proceso muy doloroso y también a médula espinal. Pero no, ni es un proceso doloroso, ni médula espinal y médula ósea son la misma cosa. Ni tampoco es algo sagrado, único e irreemplazable. La médula ósea se regenera, incluso hay donantes que repiten varias veces el proceso. Por eso, que Pablo Ráez nos explicara en su día lo “sencillo” que es donar médula y el bien tan grande que se puede hacer a otras personas, era y sigue siendo fundamental.

Porque como dicen en Fundación Carreras: “La donación de médula es la única curación posible para muchas personas que la necesitan y lamentablemente, la probabilidad de que un hermano sea compatible con otro es de tan sólo el 25% y la de encontrar un familiar que lo sea de menos del 5%. Por eso cuando un enfermo que requiere un trasplante carece de donante compatible entre sus familiares su única posibilidad de curación es localizar un donante voluntario no emparentado que sea compatible”. Es decir, localizar a su hermano genético.

Si después de leer esto te tomas un ratito para ver estos testimonios de pacientes, te habrás convencido tú solo de lo fácil y útil que es. Y ya, si te tomas dos ratitos y te lees los testimonios de los donantes saldrás corriendo a pedir más información. Pero en Cada 8 Horas, mientras, te adelantamos alguna:

Antes de lanzarte a donar, es bueno saber que no todo el mundo puede ser donante de médula. Según la “Guía del Donante de Médula Ósea” de la Fundación Josep Carreras contra la leucemia, la donación de progenitores hematopoyéticos (células madre) está formalmente contraindicada en personas con determinadas enfermedades cardíacas, hepáticas, autoinmunes, infecto-contagiosas o neoplásicas. Por ello, antes de inscribirse, todo posible donante debe cerciorarse de no padecer alguna de estas enfermedades o algún tipo de contraindicación temporal, como embarazo, medicación anticoagulante…

Si quieres donar y no padeces ninguna de estas enfermedades, tienes entre 18 y 55 años de edad, un buen estado de salud, un peso mínimo de 50 Kg. y estás en condiciones de donar sangre, estos son los pasos que debes seguir:

 

El Registro de Donantes de Médula ÓseaREDMO (creado en España por la Fundación Internacional Josep Carreras) fue nombrado en 1994 por el Ministerio de Sanidad y Consumo, Registro Nacional para la búsqueda de donantes de médula ósea para pacientes españoles y extranjeros y para la captación y registro de donantes voluntarios de progenitores hematopoyéticos entre la población española. La probabilidad de que algún día aparezca un paciente compatible con el donante es muy baja, pero si aparece, el donante es citado por su centro de referencia.

Y si aún tienes dudas y quieres que te cuenten en primera persona cómo es el proceso de donación de médula, Yaiza Cumelles y su hermano Dídac te lo explican con todo detalle en este vídeo:

 

¿Te imaginas poder salvar una vida a cambio de tan poco?