Tag: vacaciones y salud

Semana Santa

O cómo medir lo bien que te lo has pasado por el “retostamiento” de tu piel

semana-santa-vacaciones

La Semana Santa es esa gran semana (o cuatro días), a medias entre las vacaciones de navidad y las esperadas vacaciones de verano. Por eso, todos o casi todos, ponemos nuestras mayores expectativas y energías en exprimir esos días al máximo y volver “a la rutina” totalmente renovados, revitalizados, descansados y si puede ser algo morenos, mejor que mejor. Parece que existiera una norma no escrita que dice: los demás juzgarán la calidad de tus vacaciones por el nivel de retostamiento de tu piel. Más tostado, te lo has pasado fenomenal; menos tostado: ¿no lo has pasado bien? Y mira que te has podido ir a Helsinki pero, da igual, a no ser que vivas en un país asiático, hay que volver moreno. 

moreno-nivel-experto

A juzgar por su retostamiento parece que Ross se lo ha pasado fenomenal

 

No señores, eso de retostarse está más que pasado de moda y más que demostrado que el sol y sus efectos en la piel son peor que malos: arrugas, manchas, deshidratación… por no nombrar algunos más serios que tampoco es plan de chafar las vacaciones a nadie. En estas fechas, nuestra piel está todavía medio blandita y amarillenta del flexo y del largo invierno pero como tenemos tantas ganas de aprovechar, pues venga, a tope de vuelta y vuelta.

Consejo 1: Pásalo fenomenal pero protégete del solEsto del sol y de tu piel, lo podemos aplicar, tanto si vas al monte, como si vas al mar (que decían Aerolíneas Federales). O como si te vas a esquiar, porque si algo tiene de curioso esta época del año, es que se pueden hacer actividades típicas de cada estación, todas juntas, o por lo menos en estas latitudes del planeta.

Consejo 2: Disfruta de tu destino pero ten en cuenta siempre donde vas. Y ya sabemos que te puede el ansia de sol pero, aún a riesgo de parecer tu madre, otro buen consejo es mirar antes el tiempo que va hacer, porque ¿cuántas veces has metido el bañador y poco más en la maleta y te has quedado pelete? ¿Eh? ¿Cuántas?

Otros temas muy típicos son los nervios causados por los atascos, porque el hotel, en realidad, se parece tan poco a las fotos de su web como un gato a un pepino, porque cambiamos horarios, comidas… lo que nos lleva a que nuestro reloj biológico se descontrole y al final, sí, nos lo hemos pasado genial y el moreno de nuestra piel es evaluado por los demás de bien a notable pero volvemos “a la rutina”, por ejemplo y también bastante típico, sin ir al baño o yendo demasiado.

Consejo 3: Estas vacaciones come y bebe rico, cambia y desenchufa pero sobre todo, sobre todo, vuelve sano.

Propósitos, metas y pistas americanas de año nuevo

Si este año te propones cambiar, cambia a mejor, nunca a peor ¿vale?

Pues sí, aún nos encontramos en estos días tan señalados y por estar precisamente en estos días tan señalados, los humanos nos señalamos a nosotros mismos escudriñando todo lo que tenemos que mejorar. Otro año nuevito a estrenar, cargado de excesos del año anterior que consiguen que hasta el más contento consigo mismo se plantee cambiar para mejor ciertos aspectos de su vida.

Entre esos cambios, sin duda, los más populares están relacionados con la salud: bajar de peso, dejar de fumar, dejar de beber, hacer más deporte, comer más sano… lo que nos pasa, o por lo menos a la mayoría, es que queremos hacerlo todo a la vez, todo ya y que tenga resultados alucinantes, perceptibles e imperecederos a los tres segundos de haber comenzado. Eso si se comienzan, claro, porque ante una lista tan larga y exigente a ver quién es el héroe que lo consigue.

Justo en este momento del año empezamos con el “pues ahora todavía en fiestas no, pero este año hago, dejo, subo, bajo, arreglo, empiezo, acabo…” una cantidad de acciones que nos suelen dejar exhaustos y aturdidos solo con pensar en ellas. Y en vez de comenzar, los vamos aplazando con el consabido sentimiento de culpabilidad o, a veces, los empezamos pero no continuamos.

propósitos aplazados

A ver, que se retire a su cajita de auto-felicidad quien no haya pagado una pasta en el gimnasio el día 1 de enero, quien no se haya comprado todo el kit deportivo último modelo para ir cada día y descubrir, en abril, que solo hemos ido una o ninguna vez.

Y es que mientras sigue haciendo frío y de una forma totalmente inconsciente esos propósitos aún se ven alcanzables, mañana, mañana sin falta, pero una vez que el tiempo comienza a mejorar, ay amigo, ahí ya la historia cambia. Por eso mientras metemos tripita delante del espejo nos decimos cosas como: “tal como estoy, estoy bien, qué digo, ¡mejor que bien!”.

– Yup, still fabulous– Little Miss Sunshine

 

Eso sí, cuando comienza el calor de verdad, los propósitos renacen como las flores y las barrigas sueltas. ¡MUY FELIZ Y SANO AÑO NUEVO!

Desde Cada 8 Horas os queremos decir que los propósitos son buenos pero uno a uno, por favor. Por ejemplo quédate con una buena meta física, que está muy bien, y añade otra como sonreír más, quererte más o por lo menos no sentirte tan culpable por no haberlo logrado. Empieza por retos pequeños como “tirar ese medio limón que habita en tu nevera desde el 91”.

 

Nochevieja y ahí estás

Hay familias y familias. Eso lo sabe todo el mundo. Nosotras, sin ir más lejos, tenemos amigos que muy gustosamente cambiarían la cena de Nochevieja con su familia por una guardia hospitalaria… pero seguro que no saben lo que dicen. Los sobrinos chukies, las discusiones anuales (con tu cuñada, primo o pez), los comentarios sobre el que no ha venido… apostamos a que siempre es mejor eso que una larga noche de guardia en la que puedes esperar cualquier cosa. Como todas, por otra parte.

Por eso, muchas gracias a todo el personal de hospitales, urgencias, farmaciasambulancias. Gracias por estar pendientes de nosotros en la última noche del año.

nochevieja-hospital

Y recordad que el feliz año de todos lo es, en gran medida, porque estáis siempre ahí.

¡Feliz 2017!

 

En Navidad hay alguien más famoso que Papá Noel

El omeprazol

A estas alturas del año, cuando crees que ya no puedes comer más, llega la esperada cena de Año Nuevo. Por eso, hartas ya de tanto condumio innecesario, en Cada 8 Horas nos hemos inventado una receta loquísima y NADA RECOMENDABLE para tu salud a base de omeprazol, solo para ver si con un poco de humor logramos superar las Navidades.

Ánimo, que ya queda poco.

Receta Casera del Pavo al Cirujano

receta-pavo

INGREDIENTES:
Un pavo o una pava de 4 kilos
Manzanas y ciruelas a cascoporro (esta receta es muy sana por esto)
Bisturí
Una jeringuilla
Vino oloroso
Mantequilla
Sal
Inhibidor de la bomba de protones u omeprazol
Aguja e hilo

PREPARACIÓN:
Fase pre: pre-calentamos el horno a 220º y pre-paramos el relleno mezclando las frutas con el omeprazol y una pizca de sal.

Dormimos al pavo (pobrecico). Lo abrimos con el bisturí. Lo rellenamos con la mezcla de ciruelas, manzanas y omeprazol. Cosemos el pavo con cuidado. Inyectamos con la jeringuilla el vino oloroso (al gusto), untamos el pavo en mantequilla, sazonamos y a calentar hasta que esté bien doradito (45 minutos por kilo aproximadamente).

¡Listo!

¡Feliz 2017!